“All that man is”, de David Szalay

29744923“All that man is is” es una colección de historias cortas, que contiene 9 historias, y que está muy bien. He leído otros libros de relatos cortos que me han gustado. Pero me sorprende que se haya nominado, y luego preseleccionado este libro para el Man Booker ya que no es una novela, pero en general es bueno.

Algunas de las historias de este libro me gustaron. Pero seamos honestos, los primeros dos o tres relatos son un poco aburridos y parecen carecer de sentido. Es más tarde cuando las buenas historias hacen su aparición y el lector finalmente comienza a disfrutar del libro. David Szalay es un buen escritor y un gran contador de historias. Sus textos tienen cierta melancolía en ellos y eso es lo que más me gustaba. El aire de abandono en que estos hombres están envueltos resulta bastante romántico.

Sigue leyendo

Colectivo Detroit: …Dulce hogar

1557930091a96d07b5783978a237be8Clara, blanca, la mañana nublada se tornará negra en unas horas, lloverá seguramente. Creo que me tomaré ese café que acordamos. Sola, acompañada de tu fantasma madrugador, soñador, etéreo. Temprano me abandonas por el trabajo, la casa aún resuena con tu eco susurrante, amoroso, leal. Sé que volverás, calmada me tomo esa taza de café que dejaste hecho sobre el fogón, aún quema, lo acerco a la ventana donde observo a la gente con capas de lana bajo chubasqueros verdes. No son muchos, son pequeños que van a la escuela del pueblo de al lado. Los árboles se mueven con la ventolera que se está levantando, la montaña espera.

Hace poco que estamos en este pequeño pueblo. Dejamos atrás la urbe buscando la paz que huele a pequeñas fogatas en salones rurales, artesanos, hechos poco a poco con madera que aguanta el calor que nos arrebata el campo. Recoger castañas del suelo en lugar de traerlas del mercado, replantar el árbol que adornamos en fechas señaladas, dar de comer a los gatos, comernos el queso que Manolo acaba de traernos de su granja, plantar lechugas en el prado de atrás, berros, remolacha… lo que pueda crecer en este terreno, lo plantamos, lo recogemos, lo regalamos, nos lo comemos. No nos desvelamos por la noche, salvo cuando hacemos el amor, nada más se escucha, esfuérzate, ¿puedes?

Más tarde lloverá, pero hasta que llegue el agua, te espero con una taza de café entre las manos. Pasteles en el horno, bufandas en el perchero de la entrada, te la has dejado atrás, tonto. Menos mal que te recuerdo las cosas. Tengo tanto que agradecerte, esta casa, esta calma, esta nota, este momento entre nosotros, esta paz.


Escribí esta historia, por llamarlo de alguna manera, del tirón. Es el ejercicio de esta semana del Colectivo Detroit. Pensé que iba a ser un poco más complicado de lo que en realidad ha sido, pero abrí el word para poner ahí las instrucciones que copié del blog de Jen y de repente escribí una palabra y vino todo lo demás. Hoy (martes, aunque publique el miércoles) he estado leyendo blogs de fotografas y mirando cosillas en instagram y de ahí saqué la inspiración.


El reto de esta semana vuelve a hacer un guiño a OuLiPo.
Esta vez el único requisito es prescindir de una letra en vuestro texto. Lo cierto es que como está chupado escribir un texto sin W, hemos decidido que la letra sin la que trabajaremos ha de ser una vocal (a e i o u ): elegid a la que más rabia le tengáis.
Jen ha escrito una carta de ficción sin la letra O en Quiero ser como Maude. Y Adri sin la letra I (e Y cuando en conjunción). No te pierdas su ejercicio en Billete de Cercanías. Yo he copiado a Adri en quitarme la i y la y
Y ahora las instrucciones habituales. Recuerda que puedes contactar con nosotras en colectivodetroit@gmail.com
1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera. Pero sin usar una vocal de tu elección.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.

“Nutshell”, de Ian McEwan

29759406Muy ingenioso McEwan, muy muy ingenioso.

Esta es la historia de una pareja de amantes que conspiran para asesinar al marido de la mujer, pero la mujer está casi a punto de dar a luz a bebé de su marido y es este bebé nonato que es testigo de todo y nos cuenta la historia, en confianza. Esta es una historia de un Hamlet que aún no ha nacido, que nos cuenta lo que está pasando con estos dos asesinos y cómo se siente acerca de la trama, sus autores y la víctima.

Excepto por este bebé, todos los personajes eran un poco cliché, sin embargo creo que esta era la intención de McEwan desde el principio. En mi opinión simbolizan la cultura de consumo de masas de hoy en contraposición a modo de ritmo lento y bien pensado del ayer, centrándose en las clases media-alta en especial: Cuando queremos algo lo queremos ya, la información y las noticias envejecen muy pronto, etc, etc. Eso es lo que Trudy y Claude representan. Y luego tenemos a John y el bebé que son exactamente lo contrario.

Sigue leyendo

#Victober: El mes de octubre se vuelve victoriano

vlcsnap-0308-09-08-19h26m15s911Hace poco Beleth me propuso que nos apuntáramos a un reto que se está haciendo entre algunos canales de habla inglesa que consiste en leer varias obras de autores victorianos durante el mes de octubre y yo le contesté “Tradúcelo y publícalo que yo me apunto”, más abajo os pongo en qué consiste el reto pero primero dejadme que os explique brevemente, por si os interesara apuntaros, de qué año a qué año gobernó la reina Victoria de Inglaterra.

Sigue leyendo

Colectivo Detroit: Viajeros al tren

Bueno pues esta semana se trata de un poema, yo he hecho lo que he podido, pero no creo que esto sea un poema. No me acuerdo de las reglas de la metrica, la rima tampoco, nada. Solo son líneas hablando de una misma cosa, yo qué sé. Ahí va.

Todos quieren sentarse
Junto a la ventana
En el tren.
Quieren verlo venir,
Quieren ver los árboles, las rocas,
La vida alejarse
En el tren
Los amantes de la estación
Sin saber si seguir diciendo adiós
Al tren
Podría ser el último adiós
Al amor de su vida
Que se aleja despacio
En el tren.
Todos quieren mirar
Mirar hacia adelante
Nadie lleva equipaje
En el tren.


El reto de esta semana tiene por objetivo acercarnos a géneros que no tocamos con regularidad, o que no hemos tocado nunca. Es poco frecuente encontrarnos escribiendo versos, así que el reto de esta semana consiste en escribir un poema. Como el #ColectivoDetroit está acostumbrado a ponérnoslo no demasiado fácil, se requiere el uso de al menos tres palabras del campo semántico de VIAJAR (ruta, mapa, equipaje, tren, pasaporte, vacaciones etc.) sin que el poema trate de un viaje. Marquen las palabras en negrita, por favor.
Podéis ver cómo ha resuelto la propuesta Adri en Billete de Cercanías.
Y nuestra Jen le ha escrito un poema a Carlota en Quiero ser como Maude
Para participar, sigue las instrucciones habituales. ¡No te olvides de correr la voz! Y para cualquier duda: colectivodetroit@gmail.com
1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera. Pero en verso.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.

“Kokoro”, de Natsume Sōseki

23483039Advertencia: si se está buscando emociones fuertes y acción trepidante de esa que no te deja respirar ni un minuto, este no es vuestro libro. Ahora bien, si lo que queréis es intensidad, delicadeza, calma pero no aburrimiento y mucho aire japonés: bienvenidos a Kokoro.

Kokoro significa corazón en japonés. Y eso es lo que analiza este libro: el corazón. Se trata de un órgano al que tradicionalmente se le atribuyen los sentimientos amorosos casi en exclusividad, pero Natsume Sōseki abre un abanico más amplio. Nuestros protagonistas piensan con el corazón: ama, sí, pero también duda, vacila, confía y desconfía casi por completo olvidando a la razón, aunque no del todo. Y sin embargo sus razonamientos son muy válidos aunque proventan del corazón y no del cerebro.

El amor japonés es delicado, tímido y, a veces, puede resultar incluso cobarde, que no lo es (O tal vez sí, esa es una idea con la que se juega en esta historia). Y eso tiene su reflejo en la narrativa. No es que el de Sōseki sea un texto complicado ni utiliza un léxico rimbombante o incomprensible; al contrario: destaca por su sencillez y, al mismo tiempo, por su belleza. Sōseki es un observador nato y describe delicadamente sus escenas.

image (1)En esta novela se entrecruzan las vidas de un joven estudiante y un hombre en edad madura al que conocemos como sensei (maestro en japonés). Sin ser realmente maestro y alumno, el joven intuye una gran sabiduría y experiencia vital en este sensei, por lo que entabla una relación de amistad con él para aprender todo lo que él quiera o pueda enseñarle sobre la vida. Sin embargo el sensei es un hombre callado y taciturno y en ningún momento revela gran cosa sobre sí mismo o su pasado a pesar de que la relación entre ambos personajes se asemeja a la que un padre pueda tener con su hijo. Pero finalmente este sensei dará su brazo a torcer y contará su vida a este joven con el fin de impedir que cometa sus mismos errores.

Un libro que me ha encantado aunque hacia las últimas páginas hubo un momento en que se me hizo un poquitín pesado, pero por suerte, luego remontó y el final se me hizo un suspiro.

Esta novela fue la elegida como lectura conjunta del Club Pickwick para los meses de septiembre y octubre. Aún estáis a tiempo de participar, para lo que os recomiendo que pinchéis en este enlace.


“Kokoro

Autor: Natsume Sōseki
Traductores: Yoko Ogihara y Fernando Codobés
Editorial: Impedimenta
Nº Páginas: 296

Colectivo Detroit: propuestas, preposiciones y desvaríos

imageNo sé cómo escribir omitiendo preposiciones, son necesarias, siempre. Tengo una hoja blanca delante y no sé cómo rellenarla. Nada, cero. Apúntate, vente, el colectivo Detroit te espera, será divertido. Y entonces llega este ejercicio y no sabes qué hacer: pides auxilio, ayuda, que alguien me diga lo que tengo que hacer. NADA. Todas las historias necesitan ser debidamente escritas, preposiciones dentro, preposiciones fuera. Escribes, repasas, dudas… un precipicio se abre, lo tienes delante, así te caigas y no sepamos nunca qué pasó contigo.

Siéntate bien, mira la pantalla, teclea… ¿qué tecleo? No sé, tú dirás, el ejercicio es tuyo, el texto es tuyo, las ideas son tuyas… tengo ideas, muchas, pero no tengo preposiciones. ¿Por qué? El idioma español, parece que no, pero se complica cuando quiere. Es que tú te embrollas innecesariamente, te complicas la vida… todo es mucho más sencillo si te fijas bien. Anda ya, no puedo, ¿no ves que no puedo? Pues lo estás haciendo bastante bien. Adiós preposiciones, fue un gusto haberos conocido. Pero no estoy escribiendo nada, no tiene sentido. Pues yo creo que sí, fíjate, estás describiéndote… eres una maniática. Oh, vaya, gracias, qué amable. No se merecen, realmente no se merecen. Oye subconsciente. Dime querida. ¿Sabías que eres un poquito hijofruta? Esa palabra no existe. Sí existe y lo sabes, no me la he inventado yo, lee tu twitter. Ah, ya, twitter, rebosando cultura y saber lingüístico. Anda no me jodas subconsciente, que bastante tengo hoy. ¿Sabes lo que tienes querida? No, dime, ilumíname. Tienes casi trescientas palabras. Mientes cabronazo. No, es cierto, mira el contador. Y miré, y me quedé estupefacta: doscientas setenta y seis palabras.


Es la lista de todas las preposiciones en español. Y el ejercicio de esta semana consiste en NO UTILIZARLAS.ScreenHunter_49 Sep. 02 19.06Recordad que al no utilizar preposiciones, algunos verbos de régimen quedan descartados, y también se hará más difícil introducir el sintagma nominal. Tampoco se valen las locuciones preposicionales o los artículos contractos (por ejemplo, “al” o “del”). Os resolveremos cualquier duda gramatical que pueda surgir en nuestro nuevo email: colectivodetroit@gmail.com 😃 😃 😃 (let’s go, use it!).
También os aconsejamos que el texto no supere las 500-600 palabras (si no, la dificultad puede convertirse en drama).
Las instrucciones habituales:
1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera. Pero SIN preposiciones.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.
Y no te pierdas el ejercicio de Adri en Billete de Cercanías.
Ni el de Jen en Quiero ser como Maude
Jesús Manuel García es la primera voz masculina del Colectivo. Leed su Karma preposicional.

Y el ejercicio sin preposiciones de Ayshel, el más rápido del reto.
Y también el de la veterana Noelia en La chica del pelo rojo.