“The North Water”, de Ian McGuire

25666046Inglaterra, s. XIX. Esta es la historia de un médico irlandés recién llegado de la India que, sin expectativas en la vida, se enrola en un barco ballenero nada más pisar Inglaterra. Este barco se dirige a las aguas más al norte de las islas Shetland, donde ya no hay tierra y los icebergs han hecho casi imposible la navegación.  El capitán del barco confía en realizar la captura de su vida, sin saber que el viaje está condenado al fracaso y muchos de los tripulantes no volverán a casa.

Esta novela no me gustó demasiado. Está nominada al Man Booker y no me explico por qué. Aunque los comentarios en Goodreads son más bien positivos, a mi me ha parecido un extraño pastiche de novelas de barcos en el siglo XIX (Melville, Stevenson…) y la película del Renacido, y no exagero, hasta momentos con oso tiene el libro. La tramaimage se divide en tres partes que van de menos a más en surrealismo. Aunque el tratamiento de los personajes es correcto, su caracterización es muy buena y la historia engancha en algunos trozos, la falta de credibilidad de la mayor parte de las escenas me hicieron cambiar la forma en que estaba leyendo este libro: estaba claro que si me lo tomaba en serio iba a enfadarme mucho, así que me lo tomé a guasa. Y acerté.

Como escritor, McGuire me ha parecido correcto, sus descripciones del barco, los personajes, las reacciones tanto de éstos como de los animales que capturan (o no) son adecuadas y en general está bien escrito, lo que falla es la historia en algunos momentos, demasiados y bastante inverosímiles, no puedo revelar nada, pero en general no vi por dónde cogerlo. Increíble.


“The North Water

Autor: Ian McGuire
Editorial: Henry Holt and Co.
Nº Páginas: 272

“El Tenis Como Experiencia Religiosa”, de David Foster Wallace

30119429Este librito contiene dos artículos que David Foster Wallace escribió para publicaciones especializadas en su día: el primero es sobre el US Open celebrado en 1996 y el segundo analiza la figura de Roger Federer en un artículo sobre la final de Wimbledon de 2006 en la que el jugador suizo  se enfrentó a un jovencísimo Rafa Nadal. Voy a centrarme en este segundo artículo porque es el que más me ha gustado (el primero es más general, sobre un evento deportivo en EEUU: la gente que acude, como se organiza, qué sucede alrededor, etc).

Como experto en el tema del tenis David Foster Wallace intenta diseccionar cada movimiento, cada aspecto tanto visible como no visible (adivinando los movimientos que vendrán después) y dejarlo en pequeños montoncitos que luego va recomponiendo en sus textos de forma que vuelve creyente al más escéptico. Pero lo mejor de todo es que no es necesario saber de tenis para entenderlo, Foster Wallace te lo mastica y traduce a términos que cualquiera puede comprender.

Defending champion Roger Federer, right, holds the winners trophy with runner up Rafael Nadal of Spain after the Men's Singles final on the Centre Court at Wimbledon, Sunday July 9, 2006. Federer won the match 6-0, 7-6, 6-7, 6-3.    (AP Photo/Anja Niedringhaus)Y probablemente el lector corra a youtube para buscar ese partido (está ahí, creedme) y poder poner en imágenes reales lo que David Foster Wallace le ha hecho llegar al cerebro. La precisión de la traducción del juego a las palabras es asombrosa.

Este es un libro de no ficción, son artículos, reportajes publicados en revistas. Pero merece la pena leerlos. No sólo por el tema que tratan sino por cómo lo trata el autor: se puede ver al tenista a través de sus palabras, al conocedor, al admirador de un juego, al que ve poesía en movimiento y una poesía muy precisa y poco dejada al azar.


“El Tenis Como Experiencia Religiosa

Autor: David Foster Wallace
Traductor: Javier Calvo
Editorial: Literatura Random House
Nº Páginas: 112

“Do Not Say We Have Nothing”, de Madeleine Thien

Despues de la masacre en la plaza de Tiananmen que tuvo lugar en esta plaza de Pekín en 1989 cuando el ejército entró con los tanques y literalmente pasó por encima de los miles de manifestantes de una de las varias concentraciones pacíficas que se dieron en China durante ese año, la joven estudiante Ai-ming consigue escapar de China y encontrar refugio en casa de unos amigos de sus padres en Vancouver, Canadá. Es la casa de Jian Kai, un antiguo alumno de su padre de los tiempos en que éste era un joven profesor en el conservatorio de Shanghai. Este señor Kai emigró a Canadá tras escapar de China, pero en algún momento decidió volverse a su país para poco después suicidarse (esto se cuenta en las primeras páginas del libro). Por tanto Ai-ming se encuentra con la viuda de este señor y la hija de ambos, Li-ling a quien toma cariño casi de inmediato.

Sigue leyendo

Las series que he visto en Julio

Stranger-Things-Title-CardAunque viene con algo de retraso, la entrada de lo visto en julio viene cargadita. He terminado de ver cinco series a las que se suman otras cuatro que están aún en emisión. De éstas últimas dos son anime. Como siempre, la culpa es de Magrat (gracias). Intentaré ser breve, aunque todos sabemos que no lo voy a ser ¿Verdad? Sorry, not sorry.

Sigue leyendo

Colectivo Detroit: Todos eran buena gente

20_peliculas_romanticas_sobre_el_primer_amor_210693858_320xMi  primer beso me lo dio Pablo, el primo de mi vecina Vanessa, Pablo, que ya no está. Una enfermedad se lo llevó cuando íbamos al instituto y fue el primer amigo que perdí.

Conocí a Pablo cuando teníamos cuatro años. En esa época íbamos todos a la misma clase de parvulitos, con la señorita Raquel. Luego nos separaron en dos grupos A y B, en parvulones, que era el curso de los cinco años. Nosotros fuimos a EGB.

Yo iba a B, la clase de los incorregibles, la señorita Teresa, que era de A y nos daba miedo porque tenía la mano suelta, decía de nosotros que no teníamos remedio. Años después resultó que los de A iban más tiesos que palos de escoba porque la señorita Teresa era muy estricta, así cualquiera se desmandaba. Pablo iba a B, conmigo. También Andrés, Else, Inmaculada, Fernando, Patricia, Lucía… creo que estos éramos los únicos de la clase que hicimos todo el recorrido juntos: el resto eran niños nuevos en distintos cursos y repetidores. Os cuento esto para que sepáis que Pablo siempre estuvo presente durante mi infancia.

Era muy alto, tenía los pies grandes y era muy inteligente. Recuerdo que le gustaba mucho ir a Alto Campoó a esquiar en febrero con el colegio, incluso le escribimos una canción muy chula en clase que aún recuerdo: “Cuando Pablo fue de excursión a Campoó y no había nieve”. Era el único deporte que se le daba bien, para el resto se le enredaban los pies y Chus, el de gimnasia, no hacía vida de él. Conmigo tampoco hacía vida, era muy pequeña para mi edad y no alcanzaba a los otros “Tú haz lo que puedas”.

No sé por qué estoy contando todo esto. Pablo fue mi primer beso, pero no nos gustábamos ni nada, era… porque estábamos jugando a algo en una excursión y tenía que darle un beso a una chica porque había perdido el juego. Y como era súper tímido besó a la que le daba menos miedo, creo. Teníamos doce o trece años. Lo que más recuerdo es que me sorprendió, porque yo no estaba jugando, estaba escuchando música o algo por el estilo, estaba en mi mundo. Recuerdo que hasta entonces no me había dado cuenta de que tenía pecas sobre la nariz.bridge-to-terabithia-stillNo fuimos al mismo instituto. Nadie acabó en el mismo instituto, pero como es una ciudad pequeña acabamos conociendo a gente que conoce a gente. Yo conocí a gente que iba con Pablo al instituto. Así fue como me enteré de que se iba. Nuestros padres se conocían, iba mucho por mi edificio porque era primo de Vanessa, nos vimos todos los días durante casi diez años, era demasiado joven, demasiado bueno, demasiado injusto. No sé cuándo sucedió, pero sí sé que sus padres y su hermana intentaron que tuviera una vida lo más feliz posible. Eran buena gente, todos eran buena gente.


En todos los libros de Svetlana Alexievich se emplea la misma técnica: se entrevista a una serie de personas que tienen una relación directa o colateral con un mismo suceso, ya sea el desastre de Chernóbil, la caída del comunismo soviético o la guerra de Afganistán. Sus obras son extensos reportajes sobre el “aftermath” de algunos de los capítulos más negros del siglo XX, crónicas de repercusiones perdidas que a veces se extienden durante décadas. Alexievich las llama “novelas a voces”.
Yo he sacado un recuerdo de mi infancia para homenajear a alguien. He tomado la idea del título del ejercicio de Cristina (espero que no te importe). Aunque es un testimonio propio, sacado de una entrevista conmigo misma, que en realidad es hacer trampa, espero que las jefas sepan perdonarme y me lean igual. Que les guste o no, es otro tema.
Esta semana hemos tenidos varias incorporaciones. Gracias y bienvenidas🙂 Recordad usar el hashtag #ColectivoDetroit y enlazar a Adri (@hadripv) y a Jennifer (@garymused) en twitter para que no nos perdamos ni una colaboración.
En los próximos días iremos anunciando algunas cosas interesantes😉 Por el momento, visitad el ejercicio de nuestra Jen en Quiero ser como Maude, el de Adri en Billete de cercanías. Y mi inspiración la podéis encontrar en Palabras como Souvenir, de esa maravillosa persona que es Cristina.
Y ahora, las instrucciones habituales de participación:
1. Leer el “enunciado” del ejercicio (en negrita, más arriba).
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.

La mujer de púrpura, de Jeanette Winterson

244_H421678.jpgEn los tiempos en que Jaime I o Jacobo I (depende del libro de historia que escojáis encontraréis un nombre u otro) accedió al poder tras la muerte de Isabel I en Inglaterra se decía en en el condado de Lancashire había la mayor concentración de brujas de toda Inglaterra. También era un condado de mayoría católica, cosa que Jacobo quería erradicar, luego no fue mucha casualidad que se asociara catolicismo con brujería; a pesar de que la iglesia católica perseguía y condenaba la brujería con aún más virulencia que la anglicana.

Sucedió poco después de la conjura de Guy Fawkes uno de sus colaboradores, un jesuita, huyó a Francia y, siendo éste un país católico, el hombre obtuvo allí protección. Pero el abogado Potts, quien desea hacerse tan famoso como imprescindible para el rey, ha urdido un plan: encerrar a la hermana de este hombre en una torre acusada de brujería, a pesar de que esta chica era la única protestante de toda su familia, que era católica. Y naturalmente el hombre vuelve para rescatar a su hermana… o eso se rumorea en todo el condado.

Sigue leyendo

Libros del mes: Julio

Hoy termina julio y es domingo, por tanto es imposible que compre o reciba más libros de los que os voy a mostrar. No son muchos pero sí variados y entre ellos hay dos regalos, que aún colean de mi cumpleaños y dos recomendaciones. El resto es cosa mía. Entre ellos hay tres cómics, un libro doble de fantasía y tres obras de ficción.tumblr_ob69gfDFcc1tvggb7o1_1280

Sigue leyendo