“La letra escarlata”, de Nathaniel Hawthorne

La lectura del Club Pickwick de los meses de mayo y junio fue (y aun es) La letra escarlata del autor americano Nathaniel Hawthorne, del que yo tenía la copia que veis ahí a la izquierda.  No es un libro muy extenso, apenas consta de 203 páginas, sin embargo es bastante denso en cuanto a contenido, aunque eso no debe llevar a equívocos: La letra escarlata merece la pena ser leído.

Las descripciones, tanto físicas como psicológicas, son muy importantes en este libro. Sin embargo, Hawthorne rehúye prácticamente las descripciones ambientales, es decir, la que correspondería a los escenarios en los que se desarrolla la historia, aunque curiosamente sí que se explica cómo este ambiente, el lugar físico, influye en los personajes. A resultas, la ambientación gira alrededor de la psicología de los personajes, no del lugar.

Sorprende en especial la fuerza de su protagonista, Hester Prynne. La historia es, probablemente, conocida por todos: una mujer casada que, tras mantener relaciones extramaritales con otro hombre, es acusada de adulterio y condenada a llevar bordada en su pechera una letra A de color rojo escarlata. A partir de aquí se va contando cómo Hester carga, con resignación y una envidiable dignidad, con la culpa y el castigo tras el delito. Además también se hace cargo de la educación de su hija Pearl, fruto de esa relación extramatrimonial, ella sola. Aunque todo hay que decir que, al estar apartadas de la sociedad, la niña resulta tener una personalidad bastante peculiar.

Por otro lado están los dos hombres importantes en la vida de Hester Prynne: el marido ultrajado que clama venganza aunque al mismo tiempo se hace pasar por otra persona, para que, por un lado, nadie lo asocie con Hester y, por otro, nadie sospeche de sus intenciones, y el amante, de quien no revelaré su identidad. En ambos casos, es curioso, lo cobardes que son ambos hombres en comparación con Hester, pues ambos se lavan las manos con respecto al delito y, en principio, ninguno sufre las consecuencias de sus actos,

La letra escarlata es una ácida crítica a la estrechez de miras y la rigidez de la sociedad puritana colonial en la América del s. XVIII. Es la misma ambientación, con casi la misma situación geográfica, que los hechos ocurridos en Salem en la época de las cazas de brujas. Hester no es acusada de brujería, pero sí de adulterio, un delito para cuya expiación se llega a pedir incluso la horca, poniendo ambos delitos (adulterio y brujería) al mismo nivel en cuanto a gravedad y castigo. Sin embargo los jueces deciden “ser benevolentes” con Hester, condenándola a castigos menores como la citada letra escarlata siempre presente en su indumentaria o relegándola a vivir apartada de la sociedad bienpensante, bienintencionada y devota.

La historia de Hester Prynne me ha gustado muchísimo, aunque me hubiera gustado haber tenido la oportunidad de conocer los pormenores de este libro en profundidad: sus simbolismos, significados y las motivaciones de Nathaniel Hawthorne para haber comprendido mejor la narración: en algunas partes tenía la sensación de que iba dando vueltas sobre las mismas ideas y conceptos, como cayendo en la redundancia, y esto hizo que se me hiciera un poquito pesado. Pero de todos modos merece tanto la pena que recomendaré que le deis una oportunidad.


“The Scarlet Letter

Autor: Nathaniel Hawthorne
Editorial: Wordsworth Classics
Nº Páginas: 203

Anuncios

6 pensamientos en ““La letra escarlata”, de Nathaniel Hawthorne

    • Ay sí porfa, porque yo sé que en los momentos en que se me hizo algo cuesta arriba es porque a mi me faltaban conocimientos sobre esta obra. Que va a ser así en el 90% de los casos con los clásicos. Pero lo genial es que el desconocimiento no influye en que luego pueda disfrutar de las obras. Besitos Cris

      Me gusta

  1. Hoy en día, en la era Tr*mp con tanto senalamiento anti-inmigrante y anti-oriente, sería bueno redescubrir los libros de Nathaniel Hawthorne y recordar que los norteamericanos también fueron migrantes y también fueron fundamentalistas religiosos. Quizás así se genere la empatía necesaria para comprenderse unos a otros. Excelente lectura.

    Me gusta

    • Bueno, esta obra no va congretamente sobre la migracion desde el continente europeo a las colonias americanas, para eso hay libros de Willa Cather por ejemplo y otros autores. Sí va sobre cómo la religion y el fanatismo determina la vida y la conducta de la gente y las consecuencias de todo ello en la sociedad. Sin embargo estoy convencida de que los trumpistas no entenderían nada de esta lectura, no entenderían hacia dónde conduce ese fanatismo. Gracias por pasarte

      Le gusta a 1 persona

  2. Este es uno de esos clásicos pendientes que resuenan por las estanterías de mi madre y que debo como lector coger algún día. Me ha encantado la reseña y saber que es un libro donde lo importante son los personajes, algo que particularmente me gusta. Un abrazo^^

    Me gusta

    • Pues cuando lo leas me cuentas porque tu opinión sí que resultaría interesante dado que está fuera de tu zona de confort… ya veremos si te animas las conclusiones que sacas. Abrazacos Dani

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s