“The Tidal Zone”, de Sarah Moss

30325865Cuando a su hija de 15 años, Miriam, por tercera vez en su vida el corazón se le para y deja de respirar, el mundo de Adam y Emma se viene abajo. Esta es la historia de un padre narrada por él mismo, la historia de cómo una adolescente enferma se convierte en el centro de sus vida. Es la historia de cómo una familia intenta no romperse en pedazos cuando uno de sus miembros tiene su vida pendiente de un hilo.

Adam es académico. Profesor sustituto de historia del arte en una de las universidades de las Midlands e investigador a tiempo completo, es quien se queda en casa mientras Emma, su mujer, trabaja como médico en un ambulatorio. Siendo él quien narra todas las historias, pues el libro contiene varias pequeñas historias dentro de la principal, nos encontramos con un hombre que experimenta la vida desde el lado tradicionalmente adjudicado a la mujer.

La autora aprovecha cada pocas páginas momentos para contar pequeñas historias: la principal es la historia de Miriam, la historia de la relación de ese padre con una hija que está en una etapa ya de por sí difícil, pero en la que la joven tiene una enfermedad que la obliga a estar controlándose cada día de su vida. Obviamente este susto tan grande afecta a los cuatro miembros de la familia, al matrimonio: esa madre encerrada en si misma que se vuelca en su trabajo, ese padre que se torna sobreprotector y que intenta controlarse y esa niña de 8 años, Rose, que reacciona de forma agresiva cuando siente que Miriam se convierte en el centro de la vida familiar.

image2También tenemos la historia del proyecto en que está trabajando Adam: la de la catedral de Coventry, que fue bombardeada por la aviación alemana durante el Blitz y que, a consecuencia, quedó completamente destrozada. Para años después ser reconstruida intentando conservar los pocos restos que quedaron en pie. Esta es la historia de toda la ciudad de Coventry durante esos bombardeos, historia que Adam compara con la de sus propias hijas, que viven en una era moderna con un sistema sanitario que, sin ser perfecto, ofrece muchísimas más garantías que las que tenían los heridos de los bombardeos.

Pero no es una novela que se centre en el pasado, es una novela del presente, que refleja muchos de los factores que nos rodean hoy en día: la preocupación por la situación económica y política tanto local como global, los peligros de internet, el miedo al terrorismo, el miedo a que a los hijos pueda sucederles algo (tanto a nivel de salud como a nivel de otros factores: secuestros, delincuencia, violaciones), la inseguridad, la precariedad laboral y cómo se llegó a esta situación, etc etc.

sarah-moss1Sarah Moss utiliza un narrador masculino en un rol tradicionalmente adjudicado a la mujer: evidentemente hay momentos en que este narrador está confuso o nota que es diferente, especialmente en esos momentos en los que él es el único hombre en la escena. Pero  son momentos puntuales, y es más a menudo la gente alrededor la que no sabe cómo afrontar esta situación. Es divertido observar que el cambio de roles en realidad no cambia nada, tan sólo tenemos un hombre pensando lo mismo que piensa una mujer: “me siento infravalorado porque no soy yo quien trae el dinero a casa” y cosas por el estilo.  Esto se nota mucho en las conversaciones que Adam mantiene con Emma, porque además se entremezclan las cosas que se dicen con las que Adam no dice porque son injustas con respecto a las mujeres o porque son políticamente incorrectas. Que no se digan las cosas no quiere decir que no se piensen o que no se sientan. Pero Sarah Moss nos las transmite, nos da toda la información que Adam nos puede dar sobre si mismo. Y eso es realmente interesante.  Es como tener un subtexto o una conversación alternativa que sabemos que, de hacerse realidad, puede empeorar muchísimo las cosas. Adam se muerde la lengua y, en muchas ocasiones, es lo más inteligente que hace cualquiera de los personajes. Y el caso es que, invariablemente, el lector se pone de su parte, a pesar de sus defectos y de los defectos de Emma, y de sus virtudes, y de sus encuentros y desencuentros.

74e0b5cdac779613ab3bd3e7588f69a1Esta es una de las mejores lecturas de este año y, razones personales aparte, he conseguido comprender cómo son las cosas desde el otro lado, desde el lado del que apoya al enfermo y no desde el que sufre la enfermedad. Y esto también es muy necesario, comprender que la familia pasa por momentos de confusión, miedo, desamparo, rabia y ganas de alejarse de todo y de todos. The Tidal Zone habla sobre todo ello y sobre cómo el ser humano se sobrepone y lucha por mantenerse unido a sus seres queridos, pues es la única cosa que tiene sentido cuando todo lo demás parece derrumbarse. Una lectura llena de lecturas: una lectura realmente NECESARIA.


“The Tidal Zone

Autora: Sarah Moss
Editorial: Granta
Nº Páginas: 336

Anuncios

9 pensamientos en ““The Tidal Zone”, de Sarah Moss

  1. La carga familiar que da una persona enferma es bestial. Cuando se habla de eso muchas veces sale por medio la palabra “egoísmo” y me parece muy injusto. De hecho, hay muchas enfermedades en las que el tratamiento no es solo para el paciente, sino también para sus familiares. Así que genial verlo desde ese punto.

    Un beso de una chica que se está portando bien últimamente :3.

    Me gusta

    • La verdad es que sale la palabra egoismo tanto por parte del paciente como la de los familiares cuando se sienten culpables por hacer otras cosas o se culpan unos a otros. Injusto en cualquier caso, porque aunque una persona esté enferma, la vida sigue: los niños tienen que ir al colegio y tienen que comer, la colada no se hace sola, hay que llevar dinero a casa, etc etc… y se sienten culpables por atender a esas otras necesidades tanto como el paciente siente que acapara toda la atención. Y también tenemos la visión de una niña que piensa que todos son egoistas e intenta llamar la atención… porque no entiende realmente lo que está pasando.

      la chica que se porta bien es ❤

      Me gusta

  2. Esta novela ya la tenía apuntada y con tu reseña me reafirmo en querer leerla. Es muy interesante eso que dices del cambio de roles, es algo que no se suele ver demasiado y que me produce mucha curiosidad, sobre todo por ver cómo lo enfrentan el resto de personajes. Por otro lado es de que haya todo un trasfondo, todo eso que no se dice sino entre líneas también me interesa mucho.
    Gracias por la reseña.

    Me gusta

  3. ¡Hola!

    No había ni siquiera oído hablar de este libro, pero me gusta mucho lo que cuentas de él. Me conmueve especialmente porque tengo un amigo con problemas del corazón y además estudio Medicina, con lo que ver la enfermedad desde el punto de vista del familiar me supone un cambio de perspectiva al que estoy habituada a adoptar. Como tú doces, una lectura así puede ser muy necesaria.
    Lo leeré seguro.
    ¡Un saludo!

    Me gusta

    • El libro se publicó en el Reino Unido el pasado mes de julio, es difícil que la gente haya hablado mucho de él, salvo si estás muy al tanto de lo que se hace fuera. Es interesante que digas que estudias medicina, porque la madre de la chica es médico y uno de los conflictos de la novela se da cuando el padre le pide que deje de ser médico por un momento y sea madre. Con esto no se refiere a que deje la medicina sino a que deje su personalidad de médico en la consulta y que en casa sea ella misma.

      Muy muy recomendable. Saludos 🙂

      Me gusta

      • Hola de nuevo 🙂

        Lo que cuentas de la madre es una cosa que creo que nos cuesta mucho a todos los que nos dedicamos al terreno de la salud; en mi caso, mi abuelo lleva seis semanas en el hospital y se me hace muy duro ni pinchar ni cortar en las decisiones del equipo médico, porque cuando estás de prácticas no haces mucho pero al menos te enteras de qué medicamento le ponen, qué le quitan, puedes preguntar, a veces incluso opinar… y cuando estás de acompañante, nada de nada. Así que gracias por dar a conocer este libro 🙂

        Me gusta

  4. Ma chère Polly,
    me ha gustado absolutamente todo lo que has dicho sobre la novela. Tenía muchísimas ganas de leerla, y viendo como tú la calificas de necesaria…pues, sobran las palabras. Lo primero que me llamó la atención en cuanto oí hablar de ella fue el tema del cambio de roles que experimenta la familia protagonista. En ese sentido me recordó muchísimo a “The home-maker”, una novela Persephone que adoré y también aborda esta situación.
    En cuanto la lea vendré a contarte impresiones. Un abrazo enorme.

    Me gusta

  5. Me acaba de tocar severamente la fibra sensible esta reseña, y creo que es un lectura que me gustaría y a la vez sufriría al ver reflejado una etapa de mi vida. Me gustaría ver como saca a relucir ese rol masculino, conocer las intrahistorias que conectan la trama principal. Estos es de los libros que me salgo de mis lecturas habituales de fantasía o ciencia ficción para darme un pequeño golpe de realidad. Un abrazo^^

    Me gusta

    • Me parece a mi que tu zona de confort te tiene demasiado atrapado. De hecho no se si este libro es para ti, pero si es recomendable que lo lean tanto los hombres como las mujeres para entender el punto de vista del otro, porque los roles estan cambiados, entonces el hombre vive y piensa como han vivido y pensado las mujeres hasta ahora y la mujer lo hace como los hombres.

      Un abrazo Dani!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s