“Do Not Say We Have Nothing”, de Madeleine Thien

Despues de la masacre en la plaza de Tiananmen que tuvo lugar en esta plaza de Pekín en 1989 cuando el ejército entró con los tanques y literalmente pasó por encima de los miles de manifestantes de una de las varias concentraciones pacíficas que se dieron en China durante ese año, la joven estudiante Ai-ming consigue escapar de China y encontrar refugio en casa de unos amigos de sus padres en Vancouver, Canadá. Es la casa de Jian Kai, un antiguo alumno de su padre de los tiempos en que éste era un joven profesor en el conservatorio de Shanghai. Este señor Kai emigró a Canadá tras escapar de China, pero en algún momento decidió volverse a su país para poco después suicidarse (esto se cuenta en las primeras páginas del libro). Por tanto Ai-ming se encuentra con la viuda de este señor y la hija de ambos, Li-ling a quien toma cariño casi de inmediato.

En el tiempo en que Ai-ming intenta regularizar su situación para poder entrar a pedir asilo político en Estados Unidos, la joven empieza a contarle a la aun niña Li-ling la historia de la Revolución Cultural China desde los años 40 hasta el momento en que ella huye del país y para ello le cuenta la historia de sus abuelos, de la hermana de su abuela y el esposo de ésta, de la hija de ambos, Zhouli, de su propio padre Sparrow y de un amigo de ambos, Kai, quien es el mismo Kai que luego sería padre de Li-ling. Aunque estas dos chicas son el vehículo a partir del que conocemos toda la historia, los verdaderos protagonistas son estos tres amigos: Sparrow el brillante compositor de música clásica, su prima Zhouli y su talento con el violín y el no menos brillante alumno de piano Kai.27876415

La música es un elemento constante en estas historias, tanto por la pasión de Sparrow por Glenn Gould y sus interpretaciones de las Variaciones Goldberg de Bach, la Tzigane de Ravel que Zhouli se prepara para su proyecto final de carrera de violín, como piezas de otros compositores e intérpretes: Beethoven, Tchaikovski, Prokofiev, Shostakovich, Yehudi Menuhin… en ese aspecto el libro tiene mucha magia porque casi se puede oir toda esta música a través de las palabras de Madeleine Thien. La música y las palabras construyen esta novela.

Madeleine Thien construye una historia dentro de otra historia que contiene otra historia y así sucesivamente como un juego de muñecas rusas que se van escondiendo las unas dentro de las otras. Y lo hace de una forma muy fluida, muy natural consiguiendo que el lector comprenda en cada momento las vicisitudes por las que pasan sus personajes, las calamidades que tuvo que soportar el pueblo chino desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días. Porque no sólo se trata de la historia de Sparrow, Zhouli y Kai en el entorno estudiantil de los años cincuenta y sesenta, con sus espionajes y chivatazos, torturas y acusaciones en falso. La autora va más atrás, al padre de Sparrow que fue un héroe de la revolución, aunque más tarde la tortilla se le dio la vuelta. A los padres de Zhouli que acabaron se atrevieron a soñar en un tiempo en que eso estaba prohibido, a los desaparecidos padres de Kai, de quienes nunca más se supo.  O la enternecedora historia de la madre de Sparrow, una mujer fuerte y decidida que se echa a la espalda a toda su familia, a su hermana y su sobrina, a pesar de que ambas están bajo sospecha simplemente por existir.

madeleine-thien-3Me es difícil escoger una historia, un personaje, un momento, pero el tema lo tengo muy claro: el amor. El tema central de este libro es el amor porque era un sentimiento prohibido.  En la China de Mao poner por delante en la lista de prioridades personales a cualquier persona o grupo de personas podía ser condenado y castigado. Amar a tu familia, a tu pareja, a tus amigos por delante del Partido era un delito muy grave, la gente casi siempre toma decisiones movida por el amor: en caso de Sparrow, por ejemplo, el amor a su familia, a Zhouli y Kai y a la música.  Más tarde para que su propia hija no herede ningún tipo de sospecha por parte de la sociedad, abandona la música y acepta ser reasignado a un puesto elegido por el gobierno.  En resumen, el amor es la razón por la que los personajes de este libro son perseguidos en un momento u otro, se esconden o luchan y esto no es un spoiler, es la realidad de la China comunista de los últimos setenta u ochenta años, aunque ahora se está abriendo un poco al exterior, aún es posible que estén sucediendo atrocidades como las que se cuentan en este libro.

imageEste libro está nominado al Man Booker Prize de este año y no es de extrañar. No es el segundo que leo y, aunque el primero (The North Water de Ian McGuire) me había hecho perder un poco la esperanza (no me gustó demasiado), Madeleine Thien me ha devuelto la fe: este libro es una maravilla. Es duro pero no se recrea en detalles morbosos, al contrario, es muy sutil y deja los detalles a la imaginación del lector. Y algunos tenemos una imaginación muy poderosa.

No obstante el libro no es perfecto para mi gusto, a pesar de haberlo disfrutado muchísimo y de que su calidad es indudable. En algunas ocasiones clave me costó comprender las decisiones de algunos de los personajes aunque entiendo la función que tenían estas decisiones dentro de la narrativa del libro. Y además hacia el final el tono se hace un poco más espeso, con algún capítulo excesivamente largo en mi opinión. Aunque también es cierto que es un capítulo que a su vez es un punto de partida, es decir, la novela vuelve al principio en ese preciso momento y conseguimos comprender algunos aspectos que en los capítulos iniciales quedaban muy en el aire. El círculo se cierra.Madeleine Thien tiene dos libros publicados en España: El Eco de las Ciudades Vacías (Galaxia Gutenberg, 2012) y Certezas (Alfaguara, 2007)


“Do Not Say We Have Nothing

Autora: Madeleine Thien
Editorial: Granta
Nº Páginas: 463

Anuncios

10 pensamientos en ““Do Not Say We Have Nothing”, de Madeleine Thien

  1. Hola 🙂 Este es uno de esos libros que de primeras no parece que me vaya a gustar y cuando voy leyendo cosas me empieza a atraer. Esa China prohibitiva, el elemento musical y ese juego de muñecas rusas entre historias (algo por lo que adoro a Mitchell, por ejemplo). Puede que me falte el elemento fantástico para que me haga devorarlo, pero has conseguido hacérmelo atractivo para su lectura. Un abrazo^^

    Me gusta

    • Este libro no tiene nada que ver con David Mitchell, no es ese estilo de historias aparentemente desparejadas que encuentran su nexo de unión hacia el final. Aquí en todo momento sabes dónde te encuentras y no tiene ese elemento fantástico como tu dices. No, aquí lo que hay es bastante represión y bastante resignación. Y una sensación general de sentirse traicionados por quienes dijeron que el comunismo iba a mejorar las cosas cuando no fue así, al menos no el comunismo que ellos instauraron (nada que ver con el comunismo ideado originalmente por Marx o Engels).

      Me gusta

  2. ¡Hola!
    Tengo que reconocer que antes de leer tu entrada ya me atrajo, y mucho, la portada. Y ya cuando me cuentas de que trata me acabas de convencer.
    Me gusta eso de que la autora cuenta una historia dentro de otra historia y así sucesivamente. Muy buena comparación con las muñecas rusas ^^
    Me atrae también que nos hable de la China de Mao, de lo difícil que es convivir en ella y como se trata el tema del amor. Y es lo que tú dices, ahora se está abriendo un poco más, pero a saber cuantas cosas ocurren allí y ni se saben.
    También me gusta eso de que al final el círculo se cierre. Vamos, que me atrae mucho y me lo llevo apuntado. Aunque me tocará esperar a que la traduzcan…
    Un beso

    Me gusta

    • Este libro se acaba de publicar en Inglaterra aunque en Canadá se publicó a principios de año. Habría que ver cómo le va en el Man Booker y si a alguna editorial española le llama la atención y decide apostar por él. Ya veremos. Es una pena que muchos libros no lleguen nunca a España porque las grandes editoriales, que son las que pueden arriesgar, no arriesgan. Las pequeñas hacen lo que pueden.. pero eso ya sería otro tema.

      un besín

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Hola! Te estoy siguiendo un poquito en la sombra (vamos, en Goodreads) con las lecturas del Man Booker porque me interesan mucho, y de la longlist este era uno de los que mejor pinta tenía, así que me alegra saber que lo has disfrutado. Apuntado queda. Un saludo 🙂

    Me gusta

    • De momento llevo dos leídos y probablemente espere a la shortlist para seguir leyendo, asi me quito los que no pasen la primera ronda (que son 13 libros y no me da tiempo). Yo espero que este pase la primera criba, porque se lo merece.

      saludos

      Le gusta a 1 persona

  4. Otra que se lo apunta por aquí. La verdad es que no me había llamado la atención (es más, no lo conocía), pero es un periodo histórico y un país que no estaría de más conocer, sobre todo para darse cuenta de por qué China es así.
    Un beso =)

    Me gusta

    • Este libro es muy muy reciente, mucha gente no sabía que existía y probablemente nos enteramos todos de su existencia por el Man Booker (aunque yo lo vi por youtube unos días antes). Es el único de la lista que tengo en físico porque pensé que, aunque no ganase, iba a merecer totalmente la pena. Y acerté, menos mal jaja

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s