Reseña: "Sally Heathcote, Sufragista"

TITULO: “Sally Heathcote, Sufragista”
AUTORES: Mary M. Talbot, Kate Charlesworth, Bryan Talbot
TRADUCTOR: Lorenzo Díaz
EDITORIAL: La Cúpula
FORMATO: Tapa blanda
Púrpura, blanco y verde. Tres colores representan a la National Women’s Social and Political Union, una liga de mujeres extraordinarias que lucharon por conquistar derechos humanos que en el contexto rígido y clasista de la Inglaterra eduardiana brillaban por su ausencia.
Sally Heathcote es una trabajadora doméstica al servicio de Emmeline Pankhurst, una de las fundadoras del movimiento. La proximidad de ese entorno comprometido y militante irá concienciando a la joven en la causa sufragista, que reclama el derecho al voto para las mujeres. La desobediencia civil, la estrategia política, el aprendizaje de la acción directa y la reivindicación a pie de calle van a dictar la trayectoria feminista de Sally, que no dudará en enfocar su vida como una carrera de obstáculos pero también de grandes logros para las generaciones futuras.
Nota aclaratoria: No sé reseñar novela gráfica, por tanto disculpadme si no me meto en detalles técnicos ni hablo de la calidad del dibujo con propiedad.
Sally Heathcote está empleada como doncella en casa de la señora Emmeline Pankhurst. Para quienes no sepáis quién fue esta mujer os resumiré un poco su historia y os enlazo su nombre a wikipedia por si queréis saber más: Emmeline Pankhurst fue una líder sufragista, junto con sus hijas Christabel y Sylvia lideraron el que se consideró grupo sufragista más radical, del que formaba parte un subgrupo secreto bastante violento (llegaron a cometer algún que otro atentado contra la propiedad, así como disturbios que dejarían asombrados a más de un grupo radical de la actualidad). No eran muy partidarias de conseguir el voto para la mujer mediante el diálogo aunque cuando estalló la guerra (I Guerra Mundial) la cosa cambió mucho en el entorno de las Pankhurst.
¿Por qué os cuento todo esto? Bien, por poneros en antecedentes. Sally era doncella en Manchester, trabajaba para esta señora Pankhurst que además abogaba por las mujeres de las clases trabajadoras y desfavorecidas. La Pankhurst en determinado momento se queda viuda y pierde a uno de sus hijos, pero siendo de clase alta consigue mudarse a Londres mientras que Sally tiene que buscar otro empleo. Sin embargo la semilla sufragista está metida en ella y, ante el trato que recibe por parte de los hombres de su nueva casa, esa semilla germina y crece, Sally es despedida injustamente y acude a Londres con una amiga. Busca empleo y lo consigue con las sufragistas moderadas: su labor consiste en coser insignias, crear eslóganes, arreglar banderolas y las bandas que llevaban estas mujeres a sus concentraciones. Sally está metida de lleno en la revolución sufragista y dada su lealtad a su antigua patrona, se introducirá en los ambientes más violentos y radicales del movimiento, lo cual está muy bien para el lector pues así nos muestran hasta qué punto desconocemos la historia de la lucha por los derechos de la mujer.
 El movimiento sufragista (modo estudiante de historia ON) fue el primero en utilizar las campañas políticas en la prensa y en los medios de comunicación, fue uno de los primeros, quizá junto con el movimiento independentista irlandés, en llegar a atentar contra la propiedad de los mandatarios contrarios al sufragio femenino, fue el primero en recurrir a las huelgas de hambre en las cárceles y en consecuencia uno de los primeros que fueron forzados a comer mediante un tubo introducido hasta el esófago (lo que causó muertes muy dolorosas entre las sufragistas), fue uno de los primeros movimientos políticos organizados, con toda la parafernalia que hoy en día es habitual cuando llegan las elecciones, y esto sucede en todo el mundo en la actualidad.
Y todo eso se muestra en este libro, por cierto, un detalle que me hizo mucha gracia es que se retrata a la señora Pankhurst como una arpía y lo cierto es que lo era, la buena señora era genial y tenía un poder de convocatoria que haría llorar de envidia a Rajoy, sin embargo era una arpía, una hipócrita. Cuando estalla la guerra, la buena señora se olvida del sufragismo y se dedica a hacer campaña para que los chicos se enrolaran en el ejército. Tan feminista que decía ser y tan a favor de los derechos de la mujer, decía que los chicos que no iban a luchar al frente eran poco hombres o “afeminados” (eufemismo para referirse a la homosexualidad), que las mujeres que no animaban a sus hombres a luchar no eran dignas y que tenían un calzonazos en casa. Por otra parte repudió a su propia hija Sylvia por haber tenido un hijo sin estar casada. Como véis la señora era una joya.

Recomiendo mucho este libro por su contenido, porque nos cuenta una parte de la historia de la mujer de una forma bastante comprensible. Es nuestra historia, es una reivindicación de aquellas mujeres que en más de una ocasión dieron su vida para que nosotras disfrutáramos del mismo derecho a decidir que los hombres. El primer y principal paso adelante, punto de partida para todo lo que las mujeres consiguieron después y todo lo que nos queda por conseguir. 



Curiosidad: En la película Suffragette (2015) la actriz Meryl Streep encarna el papel de Emmeline Pankhurst.
Anuncios

2 pensamientos en “Reseña: "Sally Heathcote, Sufragista"

  1. La verdad es que una novela gráfica cuando está bien escrita y bien caracterizada es una de las fórmulas perfectas para aprender, se te quedan mejor las cosas y te llega una idea mucho más clara de los hechos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s