El post tonto del domingo (Febrero 8/9, 2015)

Esta es una nueva sección que se me ha ocurrido ayer, pero no me dio tiempo a prepararla debidamente. Tuve la absurda idea de escribir una entrada semanal contando las cosas que se me fueran ocurriendo de lunes a domingo, para evitar apalancarme y para darle un toque más personal al blog. Ya sabéis que yo no soy de tags, salvo por el del Period Drama, ni de secciones habituales en otros blogs, con todos mis respetos, por supuesto. ¿A que está guapa mi Emma Thompson?
Disclaimer: Todas las fotografías que ilustran la entrada son mías, salvo las que acredite a otras fuentes.

El lunes pasado hice un descubrimiento. Llevo un tiempecillo buscando los tés de yogi, en especial el chai y el especial para cuidarse la garganta (voz clara) porque se me irrita con bastante facilidad en invierno. Buscando por internet encontré una tienda en la calle Honduras (al lado del parque de la Llamas por la parte de atrás), es como un supermercado ecológico que tiene de todo, y entre ese todo tiene Yogi Tea. Así que fui un poco perdida: sé que la calle Honduras va desde la rotonda de los delfines hasta la facultad de derecho más o menos… osea, en paralelo a la avenida de Los Castros. La tienda se llama De Mi Huerta Ecológica y bueno… aparte del té compré aceite de coco (que va genial para la piel superseca con picores, como la de mis piernas) y quinoa… para las ensaladas. La dueña del local es un encanto, estuvimos hablando un rato de ecología y de huertas (mi abuela tiene una, con lechugas, tomates… esas cosas) y antes de irme me regaló dos mandarinas.

Por cierto, hablando de mandarinas, tengo la costumbre de que cada vez que como cítricos o me tomo un zumo de cítricos luego me coma un trocito de queso, ví un documental de la BBC en el que explicaban que el queso evitaba que el cítrico dañara el esmalte de los dientes. Lo que se aprende, hoygan.

(Imagen sacada de Goodreads)

He leído Dragón Rojo. No es la gran maravilla literaria y la novela negra no es lo mío, pero me ha gustado, sin más. No voy a hacer reseña porque en realidad este libro se enfoca en la evolución de un único personaje y resulta ser el antagonista convertido en protagonista de la novela. Francis Dolarhyde es uno de los personajes más complejos que he leído en los últimos meses, su evolución hacia la perversión absoluta y el intento de involución posterior están muy bien construidos y fundamentados. Los dos protagonistas de la serie de novelas, estos son Hannibal Lecter y Will Graham, apenas pinchan ni cortan. Hannibal aparece una vez y fuera, y Will Graham aunque aparece resulta totalmente fantasmagórico, como si él y sus problemas personales y psicológicos (que los tiene) no estuvieran. Añado 10 puntos por las referencias constantes a William Blake. La escena de Dolarhyde y el cuadro es brutal.

Empecé a leer el libro en ebook en castellano y la traducción era tan mala que tuve que pasarme al inglés (señor traductor, si traduce al castellano argentino me parece bien, si traduce al castellano español también me parece bien… pero no traduzca en dos castellanos mezclados, choca demasiado).
Estoy traduciendo los subtítulos de un period drama. Es Clarissa con Sean Bean, los estoy pasando del inglés al castellano con la forma de hablar del siglo XVIII. El period drama es una adaptación de la novela Clarissa de Samuel Richardson y trata sobre una joven heredera cuya familia le hace la vida imposible y escapa con la ayuda de un crápula, el crápula es Sean Bean… de más o menos joven. Ya traduje los dos primeros episodios, estoy con el tercero. Todo sea por echar una mano a una amiga.
Ayer hubo mercadillo en el Escenario Santander (S-20 a la altura del MacDonald’s). Habían un monton de cosas de muy distintos palos: papelería mona, postales antiguas, cuadros, ropa tanto vintage como friki, pero sobre todo de segunda mano, tocados, bisutería, antigüedades… yo encontré un vestido muy bonito de flores, pero me sobraba tela por todas partes… va a ser que ya no uso la talla 3 (según Kling).
En la planta de arriba estaba la zona de pastelería y puestos de comida: miel casera, agricultura ecológica, y cositas que daba pena comérselas porque eran de lo más mono. Os cuento que a mi abuela le compramos unos mousses o unas natillas (yo no pregunté lo que era, preguntó mi tía) que no tenían azucar (habían cosas veganas, sin gluten, etc). Uno de chocolate y otro de vainilla, para mi abu, que está mayor pero es muy golosa.
Para mí, aunque al final no me comprara el vestido y me tentara mucho un troquelador para decorar cartas y tarjetas, también cayeron cosas de comer… chucherías y chocolate a dar por saco. De momento puedo deciros que el cupcake estaba de muerte. El chocolate por encima era mousse, no era frosting o como se llame. La fresa encima es un detallazo, lo único es la mermelada entre medias… no me gusta la mermelada, de ningún sabor, así que la quité. Lo que es la magdalena en sí era de chocolate y vino. Venga, no me miréis así, todos sabemos que un cupcake es una magdalena con pretensiones.
El resto de chuches aún están intactas, pero no os prometo que sobrevivan mucho tiempo. Por cierto la cucharita es de chocolate, caramelo y avellana, se disuelve en leche caliente y tiene que estar buenísimo. En Santander las podéis encontrar en A Petit la calle Peña Herbosa, enfrente del Centro Gallego (Link a su facebook).

Voy por la vida probando cafés y ayer domingo probé uno de los cafés que tiene ahora Pans & Company, en Santander ya solo queda un local, está en el Sardinero enfrente del monumento a Colón. Este que yo pedí era el Caramel & Cookies, lo podéis ver en la foto. Tiene tres capas: la capa inferior es el caramelo fundido (tengo que encontrarlo para ponérmelo en casa), la capa del medio era el café, normal supongo, y la capa superior era nata montada (de Central Lechera Asturiana no os vayais a pensar que era de lujo importado). Por encima tenía espolvoreado de galleta tipo Chips Ahoy y me pasó algo curioso: cuando la chica estaba haciendo el café me preguntó ¿lo quieres con galleta o sin ella? yo entendí que se refería al espolvoreado, igual era opcional, así que dije que con… y me puso la galleta que veis al lado del café. No le subió mucho el precio al monto final y estaba sorprendentemente rica.

Por último una de agradecimientos: a la editorial Nocturna y a la Librería Gil de Santander (Plaza de Pombo, bajo los soportales). Veréis: estoy leyendo Seraphina (no contaré mucho hasta la reseña y el IMM, pacieeeencia), llevo un par de días o tres leyendo a ratucos y resulta que el ejemplar que yo tenía se estropeó… el título de la portada, que tiene las letras en relieve y con una capa dorada, se descascarillaba con nada. Lo comenté a la editorial via twitter diciendo que era una pena porque la portada es preciosa y me aconsejaron que lo cambiara en mi librería. Por suerte o por rareza tengo la manía de guardar las facturas de los libros dentro de los libros (por si voy a librerías con él en el bolso y me reclaman algo equivocadamente, paranoias mías) fui a Gil y mis libreras, que son un encanto me lo cambiaron. Y además me compré otro libro, para compensar. O por manirrota. O porque me dio la gana.


El primero es el defectuoso, el segundo obviamente no
Librería Gil

¿Y a vosotros, cuanto os cundió la semana pasada? ¡Nos leemos el próximo domingo!

Anuncios

8 pensamientos en “El post tonto del domingo (Febrero 8/9, 2015)

  1. A mí, que me gusta mucho que me cuenten cualquier cosa, me parece una sección estupenda. Oh, y gran definición de qué es un cupcake; tengo una amiga que es fanática (tiene sus moldes y sus libros de cupcakes y todo eso, ya sabes) y que se pone como loca si alguien las llama “magdalenas”, es divertidísimo. ¡Y lo de llevar el ticket en el libro no es tan raro! Bueno, quizás es un poco llevarlo al extremo, pero yo siempre que entro en alguna librería/biblioteca llevando ya un libro miro a los lados con sospecha como preguntándome si estoy en peligro de que me reclamen algo.

    Me gusta

  2. ¡Me encantó este tipo de entrada! ¡De verdad! Me gustó el dato de té, acá es más difícil de encontrarlo que donde yo vivo ( me refiero a te en general al te, no a este en específico). Me interesa mucho ver Clarissa y espero poder llevarme Seraphina a mi tierra, ojalá con esa portada por que hay unas horribles.
    Un beso! Me gusta saber de ti 🙂
    Liz

    Me gusta

  3. Me ha encantado esta entrada!! Muy personal y la mar de entretenida 🙂
    Coincido contigo en que los cupcakes son “magdalenas adornadas”. ¡Qué manía con ponerle un nombre más pomposo a las cosas de toda la vida! 😛
    ¡Besos!

    Me gusta

  4. Magdalenas, muffins y cupcakes todo son lo mismo, unas tienen más pretensiones que otras… pero son lo mismo. Y las cocinillas monosas (no lo digo concretamente por tu amiga) se lo toman todo muy a pecho… XD

    Me gusta

  5. Esa portada de Seraphina es la misma que la internacional (inglesa? americana?) asi que segurisimo que cuando llegue a tu tierra será la misma mismita. No te preocupes 🙂

    Qué raro que no encuentres té por ahí… ni siquiera de Hornimans? Twinnings? autóctono tampoco? igual lo llaman infusión, que al fin y al cabo eso es lo que es.
    Mira en tiendas de productos ecologicos o naturales, en mercados… a ver.

    un besote para ti guapa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s