Aprender leyendo: Thomas Hardy

Ayer, en cuanto llegué a casa lo primero que hice fue abrir mi cuaderno de notas y escribir lo siguiente: “Far from the madding crowd (Lejos del mundanal ruido) lleva camino de convertirse  en uno de mis libros favoritos, gracias sobre todo al personaje de Bathsheba Everdene”, yo leo en el autobús entre que voy a clase y vuelvo a casa y justamente en esta mañana, pensando en lo que había escrito ayer, abrí nuevamente el cuaderno nada más llegar a clase y anoté a lápiz “¿Naturalismo?”. Bien, yo no tengo mucha idea de teoría literaria, la literatura en este país es una asignatura que se enseña poco y mal. Pero sí que he estudiado bastante bien historia del arte, y en la carrera (Historia) tenía una optativa dedicada a la historia del arte de los siglos XIX y XX y fue ahí donde aprendí lo que era el Romanticismo, el Naturalismo y el Realismo. Y leyendo no sólo este libro, sino también Tess de los d’Urbervilles y Los habitantes del bosque he llegado a la conclusión de que Thomas Hardy es un autor naturalista y parece que no voy desencaminada.  Aún tengo pendiente de lectura Un grupo de nobles damas, que me regaló Teresa, quien supo antes que yo que Hardy era uno de mis autores favoritos.
Lo que viene a continuación es todo reflexión y conclusión personal, yo creo que voy atinada, pero habrán lagunas y posibles errores. Todo son producto de la lectura de Hardy añadido a mis polvorientos conocimientos de historia.
Thomas Hardy es a Inglaterra lo que Pereda es a la Montaña (como se llamaba a Cantabria en sus tiempos), aunque en realidad lo es para toda España. Ambos autores representan el enfrentamiento entre lo rural, idealizado como virtuoso, y lo moderno o urbano, símbolo de corrupción. En Hardy, sin embargo, el elemento extraño no es un ciudadano trasladado al campo (como el madrileño de Peñas Arriba) sino la mujer que en mayor o menor medida controla su propia vida.
A pesar de que el naturalismo es una corriente que se desarrolló fundamentalmente en Francia (Zola, Flaubert…) y en España (Pereda, Galdós, Pardo Bazán…) se considera naturalismo gran parte de la obra de Dickens (el determinismo de las circunstancias sociales de sus personajes es algo presente en casi todas sus novelas).
Momento histórico: En el siglo XIX en Inglaterra no apareció una única clase social nueva, conocida como clase trabajadora o proletariado, anteriormente a ella había aparecido otra clase social a medio camino entre el noble, con título y tierras asociadas a ese título, y el labrador: Aparece la figura del terrateniente agrícola. Esta nueva clase social nace de una prosperidad económica que tiene lugar en el campo inglés que dio, posteriormente, origen a la revolución industrial (la revolución empezó gracias a los beneficios económicos resultantes de la venta de productos agrícolas en una época en la que el campo daba fruto en abundancia). Además anterior al proletariado era también el labrador, temporero o no, que trabajaba en las fincas tanto del noble como del nuevo terrateniente, cuya clase social recibió el nombre de “gentry”.  Estos trabajadores del campo son quienes luego emigrarán a las ciudades para trabajar en las fábricas, es decir, son el futuro proletariado. Es en este mundo preindustrial donde Hardy ambienta sus novelas.

El tiempo de Hardy, en términos historico-literarios, se sitúa con posterioridad a Dickens y anterior a las hermanas Brontë: el autor nace coincidiendo con las primeras obras con éxito de Dickens, pero las Brontë aún no habían nacido.
Toda la obra de Hardy tiene algo de melancólico y pesimista, porque él mismo vive aferrado al pasado, a la tradición, y esas características son las que, a mi juicio, lo catalogan como autor naturalista (el naturalismo debe entenderse como la búsqueda de la realidad, de la naturaleza de las cosas, el paisaje tanto rural como urbano como social). Su espíritu poético, sin embargo, impregna su prosa y por eso el lector no tiene esa sensación de rechazo que habitualmente produce el pesimismo.
También, a causa de su rechazo a los cambios de su tiempo, las obras de Hardy están cargadas de lecciones morales, al tiempo que (no me queda claro si es algo intencionado) tiene detalles totalmente revolucionarios, por ejemplo: aun dando la impresión de que escribe justo lo contrario, no dejo de tener la sensación de que una parte de Hardy era partidaria de la mujer, de sus capacidades, ideas y derechos y que sus obras denuncian cómo la sociedad de la época trata a la mujer. Ya tuve esa sensación durante la lectura de Tess y vuelvo a tenerla con Far from the madding crowd:

Bathsheba tenía una naturaleza impulsiva aparentemente deliberada. Era una Isabel en el cerebro y una María Estuardo en espíritu, a menudo realizaba acciones de la mayor temeridad con una extrema discreción. Muchos de sus pensamientos eran silogismos perfectos; desgraciadamente siempre se mantuvieron ocultos. Sólo unos pocos eran suposiciones irracionales; pero, por desgracia, eran los que con mayor frecuencia se convirtieron en obras. (Far from the madding crowd).

Fuente de apoyo: Realismo y determinismo en la novela y la poesía de Thomas Hardy (1840-1928). José Luis Caramés Lage, Universidad de Oviedo.

Anuncios

7 pensamientos en “Aprender leyendo: Thomas Hardy

  1. Me ha encantado tu entrada Polly!! No he leído mucho a Hardy, creo que Tess y El alcalde de Casterbridge. Son duras y en muchos sentidos desalentadoras, pero, como bien dices, su modo de escribir hace que se disfruten muchísimo y que tenga muchos más matices, más allá de la tragedia que pueda haber.

    Y me gusta tu punto de vista de un Hardy partidario de las mujeres. No lo había reflexionado pero es verdad que por ejemplo en Tess, aún haciéndola sufrir, nos presenta una mujer fuerte, trabajadora,… que es injustamente tratada.

    Me han entrada ganas de leer otro de sus libros! Y justo tengo 'Los habitantes del bosque' entre mis futuras lecturas ummmmm… esto es una señal 😀

    Besines!

    Me gusta

  2. Lejos del Mundanal Ruido no está resultando oscuro para nada y salvo por los vete y ven de Bathsheba no tiene nada de angustioso, a la mitad del libro por lo menos te lo puedo confirmar. Es bastante más alegre que los anteriores que he leido 🙂

    Otro besote para tí guapa!

    Me gusta

  3. Viniendo de ti queridísima Jane significa mucho, tus conocimientos literarios superan a los mios y por eso cualquier tipo de comentario minimamente positivo por tu parte pues, me agranda un poquito el ego, para que te voy a engañar.
    Hagamos una cosa: Tu te lees Los Habitantes del Bosque, yo me leo El Alcalde de Casterbridge y luego comentamos, ¿te parece?
    muchos besines para ti reina!

    Me gusta

  4. Yo te diría que empezaras por Tess porque es el más fácil, el más accesible de los Hardy que yo he leído, y además porque la historia, dentro de lo que cabe, es preciosa. Como apoyo puedes ver la miniserie de la BBC con Gemma Arterton, está bastante bien hecha 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s