Reseña: "Danny el Campeón del Mundo"

TÍTULO: Danny The Champion of the World
AUTOR: Roald Dahl
ILUSTRADOR: Quentin Blake
EDITORIAL: Puffin Books (Penguin Group)
FORMATO: Tapa blanda
Para Danny, su padre es el mejor que podría tener. Cree que es perfecto y todo en él le parece maravilloso… pero una noche descubre su gran secreto. Danny está dispuesto a ayudarle hasta las últimas consecuencias. Un relato delicioso que narra la hermosa relación entre un padre y su hijo.
Danny, nuestro futuro campeón del mundo, perdió a su madre al poco de nacer y desde aquel día su padre se ha encargado de él, le ha ayudado a crecer, le acompaña al colegio todos los días, le enseña todo lo que sabe sobre coches, plantas, animales… Este es Danny a los cuatro meses en una fotografía que da por inaugurado este precioso libro, el texto dice: “Cuando tenía cuatro meses mi madre  murió de repente y mi padre se quedó solo a mi cuidado, así era yo entonces”
Danny y William, su padre, viven en un carromato de gitanos en los terrenos donde su padre tiene la gasolinera y taller mecánico del pueblo. Danny adora a su padre porque, aunque no tiene estudios y en su vida, es muy inteligente, ingenioso y además sabe sonreír con los ojos: desconfía de las sonrisas que aparecen en los labios pero no llegan a los ojos, son falsas. William tiene, además, una gran imaginación: cada noche cuando acuesta a Danny se inventa para él un cuento, a veces es una historia que empieza y termina en ese momento, a veces es un serial de varias noches seguidas… entre los cuentos largos favoritos de Danny está el de el Gran Gigante Amistoso (curiosamente el título de otra de las novelas de Roald Dahl): un tipo enorme que fabrica polvos mágicos con los sueños de los niños dormidos en sus camas y con esos polvos hace sus sueños realidad.
Una noche Danny se despierta y descubre que su padre no está dormido en su cama, no está en el carromato ni en el taller ni en el prado de detrás… el niño se asusta porque está solo y es muy tarde, pero su padre aparece poco después y tras consolarle y pedirle perdón por haberle dejado solo decide que ya es hora de contarle su gran secreto, un secreto que lleva guardando desde que Danny nació: es cazador furtivo de faisanes.
No le malinterpretéis… al papá de Danny lo de cazar muchos faisanes o ninguno en realidad le trae sin cuidado: el faisán al horno está muy rico, pero lo que más le gusta, lo que realmente es excitante de la caza furtiva de faisanes (en ningun caso utiliza armas para ello) es la caza en sí: el esconderse por los bosques cuando cae el sol, el inventar trampas para que las aves caigan en ellas, el dar esquinazo a los guardas… y si puede fastidiar un poco (o mucho, cuanto más mejor) a Victor Hazell, el rico industrial de la cerveza que vive al otro lado de la carretera, pues entonces perfecto. 
Lo que Danny no sabe es que todo el pueblo conoce y participa de esta afición, que los trucos y las estrategias pasan de padres a hijos, aunque en realidad el mejor fue el abuelo de Danny, toda una leyenda de la caza furtiva del faisán… cuando su padre le cuenta todo esto, Danny le perdona y le da permiso para que vaya de caza siempre que quiera, con la condición de que le avise para que no vuelva a pasar lo de esa noche… Pero en una de esas noches papá no vuelve y Danny sospecha que ha pasado algo. Va en su búsqueda y resulta que William ha caido en una trampa.
Parece que los días de caza furtiva han terminado cuando el médico descubre que el papá de Danny se ha lesionado el tobillo tras caer en la trampa, pero para entonces al niño ya le ha entrado el gusanillo y pensando pensando en los trucos de su abuelo a Danny se le ocurre un plan que le llevará a ser el campeón del mundo.
Este era mi libro favorito cuando era pequeña y releerlo me ha traido muchos recuerdos. La copia que yo tenía entonces no sobrevivió mucho tiempo: me lo leía y releía varias veces al año, me lo llevaba a la mesa a la hora de comer… estaba el pobre hecho una pena y eso que fue una primera edición de Alfaguara, que ya difícilmente puede encontrarse en alguna tienda. De todos modos recomiendo mucho este libro (tranquilos, está reeditado en la colección especial de Roald Dahl de Alfaguara), se tenga la edad que se tenga, es muy especial.

Los dibujos de Quentin Blake ilustran todo el libro, presentan a los personajes principales, son parte del imaginario de Roald Dahl (ha ilustrado todos sus libros) ya mi viejo libro tenía esas ilustraciones (aunque no en la portada, como podéis ver a la derecha) y al igual que la historia, han formado parte de mi infancia. No recordaba cuánto me había influido este libro hasta que releyendo me di cuenta de que yo siempre me fijo en los ojos de la gente cuando sonríe, yo, al igual que Danny, también busco esa chispa que te dice que esa sonrisa no es fingida. Y la sonrisa más bonita es la del papá de Danny. 

Existe una adaptación cinematográfica de esta historia en la que Jeremy Irons y uno de sus hijos, afortunadamente no es Max sino Samuel, hacen de Danny y su padre. Es una película de 1989 y supongo que la vi por aquel entonces, cuando la pasaron por la tele… pero no la han vuelto a poner y apenas recuerdo gran cosa de ella.
Anuncios

6 pensamientos en “Reseña: "Danny el Campeón del Mundo"

  1. Aunque parezca mentira de Roald Dahl no he leído muchos libros y este no lo conocía hasta que no lo pusiste en tu IMM xDDD me parece muy curioso así que creo que terminaré haciéndome con él :3

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s