Reseña: "El Paraíso de las Damas"

TÍTULO: El Paraíso de las Damas
AUTOR: Émile Zola
EDITORIAL: Alba
FORMATO: Tapa blanda

A los veinte años, huérfana y con dos hermanos a cuestas, Denise llega a París dispuesta a trabajar en la pañería de su tío Baudu. Pero corren tiempos difíciles, el pequeño comercio está en crisis y el nuevo gigante de los grandes almacenes amenaza con acabar con él. Así las cosas, Denise tiene que emplearse en El Paraíso de las Damas -«¡una tienda de novedades con diecinueve departamentos y cuatrocientos tres empleados!»-, propiedad de Octave Mouret. Y mientras Mouret rige los destinos de «un pueblo de coquetas» y los pequeños comerciantes resisten heroicamente, nace una historia de amor desafiante, turbadora y ardiente entre el patrón y la empleada.
La historia comienza cuando Denise llega a París con el fin de labrarse un porvenir y sacar adelante a sus dos hermanos tras la muerte de sus padres. Enfrente de la tienda de su tío, al que acude en busca de consejo y ayuda, está uno de los escaparates de El Paraíso de las Damas, un gran almacén en vías de expansión que pertenece al joven viudo Octave Mouret. A pesar de la oposición de tío Baudu, Denise entra a trabajar en los almacenes donde recibe un trato muy injusto y degradante por parte de sus compañeras, hasta el punto de que pasadas apenas unas semanas Denise es despedida.
Mouret que no sabía que la muchacha había sido despedida pues no dio su consentimiento para ello, se encuentra con que no hay forma de echarse atrás y se da cuenta de que tal vez sea lo mejor pues se encuentra con que no puede dejar de pensar en ella. Denise, quien está prácicamente viviendo de caridad, entra a trabajar en casa de un antiguo empleado de El Paraíso, pero el gran almacén se está volviendo tan poderoso que este buen señor empieza a endeudarse… Denise se despide de su trabajo pues se ha encontrado con Mouret en el parque y éste le ofrece de nuevo su puesto. A partir de ahí la muchacha empezará a subir puestos en el organigrama de la empresa y surgen los rumores de que tal vez tenga un lío con Mouret… los rumores en realidad no acaban ahí, pero Denise hace caso omiso y poco a poco va conquistando a todo el personal.
El Paraíso de las Damas es un libro que para mí, es decir en mi caso personal, tiene mucha miga. No podría decir simplemente “me ha gustado” no, lo he disfrutado al máximo porque habla sobre una época muy excitante en la historia de la ciudad de París. Y esto fue algo que me encantó estudiar en la asignatura de Historia del Arte Contemporáneo en mis tiempos de universitaria. 

La acción se desarrolla en tiempos de la gran remodelación urbana de París, de hecho los diversos personajes hablan sobre las ventajas e inconvenientes de esta gran obra. Personalmente y como ya he dicho, me parece una etapa apasionante de la capital francesa ya que gracias a esta reordenación del centro de la ciudad nos llega a nosotros ese París que conocemos ya sea porque lo hemos visitado, lo hemos visto en miles de películas o en fotografías, etc: Es el París nuevo, de las grandes avenidas y calles, los monumentos, los jardines y las arboledas y dos riberas del Sena completamente libres de la congestión de edificios que eran antes.

Si además tenemos en cuenta que la Exposición Universal de París de 1889 tuvo lugar sólo 6 años después de la publicación de esta novela y esta exposición resultó ser completamente revolucionaria, podemos llegar a la conclusión de que efectivamente corrían nuevos aires en París, los tiempos estaban cambiando, la gente estaba cambiando, la mentalidad estaba cambiando, había una ciudad nueva, habían nuevas propuestas y eso ya se respiraba en las páginas de El Paraíso de las Damas, especialmente en la persona de Mouret y en los argumentos que Denise le expone a su tío durante una de sus visitas a cenar. Pero Zola tiene mucho más que contar en su novela.

Gracias a que en esta novela se nos presentan prácticamente todos los puntos de vista sobre El Paraíso de las Damas, vemos cómo ha afectado este nuevo modelo de comercio en la sociedad, cómo lo ven los comerciantes tradicionales, el dueño del gran establecimiento, los trabajadores, los clientes, etc. Aunque parezca mentira, pues hace ya casi dos siglos desde que Zola publicó el libro, es un tema muy actual, al menos en mi ciudad: el afán expansionista de los grandes almacenes y, sobre todo, su gran poder de convocatoria tienen en pie de guerra a los tradicionales comerciantes del centro cosa que también sucede en las proximidades de El Paraíso. Pero a pesar de que en parte parece una defensa del gran almacén, Zola hace hincapié en que aunque es cierto que son espacios amplios, llenos de luz y color, también pueden ser angustiosos, agobiantes, lóbregos y muy fríos e impersonales. Es decir, aunque del discurso de la novela pueda parecer un “fuera lo viejo, viva lo nuevo” se recuerda al lector y de forma insistente, que no es oro todo lo que reluce.

Lo que Zola sí defiende a ultranza entre las líneas de esta obra es la importancia de una nueva burguesía comercial o empresarial cuya riqueza nace del trabajo, de la inversión (un concepto completamente nuevo cuyos orígenes están en los años posteriores a la Revolución Industrial) y de un espíritu emprendedor. Los dueños de los grandes almacenes, pues es el caso que nos ocupa, son los herederos de los comerciantes pero han ido más allá de lo que sus antecesores se atrevieron a soñar. Por este empuje tan extraordinario la mayor parte de la aristocracia ve a esta nueva clase social como una amenaza, desprecia a la burguesía mercantil del mismo modo que desprecia a la burguesía industrial (en el fondo forman la misma burguesía con orígenes diversos). Émile Zola defiende, pues, a esta burguesía que ha llegado a esta posición privilegiada por méritos propios y no por una herencia tan antigua como olvidada. No obstante no es una defensa a ultranza o ciega: Zola es consciente de que como clase social también tienen sus defectos ya que existe una segunda nueva clase social mucho menos privilegiada que sobrevive como puede a precarias condiciones de vida, es la clase social encargada del trabajo, en el Paraíso también hay sitio para sus protestas, su indignación, la crueldad con que se les trata, el despido fácil, las reducciones de personal drásticas y las amenazas de huelga, aunque los trabajadores de Mouret no llegan a organizarse en una ya que el empresario es un humanista y rectifica a tiempo, sobre todo en la última parte y gracias a Denise. 

Además de lo ya señalado se da constancia en la obra de la situación de la mujer en la nueva era: al igual que sucede en la literatura inglesa, en la francesa se indica que el estado ideal de la mujer es el matrimonio, su lugar el hogar y su funcion tener hijos y cuidar de ellos. Y de hecho las clases aristocráticas conservan esa costumbre en El Paraíso de las Damas, pero las mujeres que pertenecen a clases sociales más bajas o aristócratas  venidas a menos (se especifica un caso entre el personal del gran almacén) no pueden permitirse quedarse en casa, tienen que sobrevivir y/o sacar familias adelante y por ello deben trabajar: Entonces nos encontramos con que estas mujeres trabajadoras que se ganan su propia fortuna son despreciadas vivamente por las aristócratas y en casos como el de las empleadas del comercio, se las compara con las mujeres de la calle. Esto se refleja también en esta obra.

Finalmente y como colofón a esta reseña tan larga (pero espero que no aburrida) pasamos a hablar del personaje que a mí más me fascino: Octave Mouret, el gran empresario. Al principio me recordaba un poquito a Georges Duroy el protagonista de Bel Ami de Guy de Maupassant (que aprovecho para recomendar) en que es un seductor que conquista a las mujeres para conseguir algo de ellas: inversión, relaciones comerciales, posición… Ha conseguido atrapar a una mujer ya madura, la señora Desforges, quien está encantada de tener bajo su poder a un hombre tan joven y atractivo. En cualquier caso ambos son plenamente conscientes de la situación: su capacidad de autodominio les impide cometer locuras aunque ella sin dudarlo hace todo lo que él le pide. Pero también Mouret tiene la inteligencia de dejar que la señora crea que es ella quien controla la situación. Por otro lado y ya en lo opuesto al señalado Duroy, Mouret es un hombre inteligente y pensador: tiene su propia filosofía, que es la del hombre moderno. A través de él Zola emite un discurso que trata sobre la futilidad de cursar estudios superiores y conseguir títulos  cuando en ese momento de la Historia lo importante es hacer dinero y vivir acorde a los cambios que se están sucediendo en la sociedad. En un mundo en el que el comercio a gran escala estaba aún por explotar Mouret (es decir Zola que habla a través de Mouret) entendía la importancia de dar a la sociedad lo que llevaba tiempo reclamando: entendió la importancia de la modernidad, de ir un paso por delante de los demás, de evolucionar   e innovar constantemente. También Mouret, ya que es un humanista, creía en las ideas revolucionarias, incluso para el mundo de hoy en día, como la de tener bien pagados y bien alimentados a sus empleados, proporcionarles asistencia sanitaria, momentos de ocio… en sencillas palabras: tenerlos contentos pues eso incidía directamente en un considerable aumento de la productividad. Cosa que de hecho, tanto entonces como ahora, es cierta.

Para finalizar esta entrada voy a invitaros a que veáis un pequeño documental sobre el origen de los centros comerciales. Fue un documental emitido en La2 de televisión  española a través del programa La Noche Temática del canal Arte. El video que podéis ver a continuación está cortado un poquito al principio, pero merece mucho la pena, tiene mucho que ver con El Paraíso de las Damas y es altamente interesante. 

Las imagenes utilizadas para ilustrar esta entrada pertenecen a The Paradise, la serie de la BBC que se basa en esta novela.
Anuncios

12 pensamientos en “Reseña: "El Paraíso de las Damas"

  1. Ya veo que te encantó xD a mí me pareció un poco aburridete, no lo voy a negar :S la parte de remodelación y tal me la traía un poco al pairo 😦 pero entiendo que si a tí te recordaba a lo que estudiaste, pues es normal jaja
    A ver qué leemos después ;)!

    Me gusta

  2. Ains, que ganas de ponerme con ella, y ahora muchas más!!! Maldición!!!! jajaja!
    Tienes razón en lo que comentas que es un tema que dos siglos después sigue super vigente, lo que también resulta sorprendente es que algunas pequeñas empresas sigan aguantando contra viento y marea después de tanto tiempo y con una competencia tan feroz…
    En fin, también por lo que dices me parece que el Mouret de la novela va a ser infinitamente superior al de la serie, que a mi no acabó de convencerme…

    Bueno, pues que enhorabuena por esta reseña, que te has currado un montón y se nota!!

    Un bsazo!

    Me gusta

  3. Tengo empezada esta lectura! A la que acabe con los préstamos de biblioteca que me urgen más terminar, la continuaré.
    La verdad es que con lo poco que llevaba leído ya tenía pinta de ser especial, creo que va a gustarme. Cuando la termine, me vuelvo a pasar y comento con más criticismo 😀

    Por cierto, acabo de descubrir tu blog a través del de Magrat, te sigo!!! 🙂

    Me gusta

  4. Te recomiendo mucho este libro, la miniserie mas bien se inspira en el libro, no es una adaptación tal cual, creo yo. Tiene de similitud el ambiente de la época y esa sensación de cambio y progreso, pero lo que es las vidas de los personajes nada. Por ejemplo, la novieta de Moray no existe como tal, en el libro, la señora Desforges, es una dama viuda y bastante entrada en años.

    Me gusta

  5. Ya imagino que esos detalles son para los que conozcan mas o menos la situación, no son irrelevantes para la historia, pero se puede leer y entender de maravilla el libro igualmente.

    ejem, ¿Historia de dos Ciudades?

    Me gusta

  6. ¡Qué bien que te haya gustado la novela! Cuando lo leí, aunque tuve en cuenta la remodelación de Haussmann no pensé en la exposición universal de unos años más tarde!
    Como bien dices, me gusta porque muestra muy bien los dos lados de la historia, las ventajas y desventajas de los grandes almacenes (productos más baratos pero de menor calidad) y su impacto en los artesanos; y que no duda en describir lo dura que es la supervivencia para los afectados por la superexpansión de El Paraíso de las Damas.
    El personaje de Mouret me gusta mucho, sobretodo después de compararlo con Pot-bouille (el libro anterior) en el que es más un ambicioso (aunque poco curtido) en vez de un empresario con visión de futuro. Es un hombre hecho a sí mismo. En todo caso, me ha llamado la atención lo que has dicho sobre que Zola, a través de Mouret, dice que están en una época dónde más vale saber cómo hacer dinero que estudiar, creo que es un tema que subraya más de una vez en ésta saga (por ejemplo, en su novela sobre la bolsa) y es, creo, una crítica a la mentalidad que prevaleció durante el Segundo Imperio (tanto esto como la veneración del consumismo puro y duro). No sé, éste libro tiene muchas lecturas!
    Supongo que no todos los encargados de grandes almacenes fueran tan 'humanistas' como él, en todo caso te invito a leer Germinal, que trata sobre los mineros, es bastante más brutal que esta novela.

    Me gusta

  7. Que ganas tengo de leer esta novela! No he leido la reseña, prefiero hacerlo cuando por fin la haya leído para comparar opiniones…
    Te he nominado a un premio en mi blog, por si tienes un ratito para contestar a las preguntas del tag… Me gusta mucho tu blog, sobretodo las opiniones y la cercanía que transmites,
    Un beso!

    Me gusta

  8. Muchísimas gracias por tus palabras, la verdad es que animan mucho a seguir con este trabajo que hacemos por amor a las historias que encontramos en los libros sobre todo, en el cine y en las series. Y sobre todo indican que no lo estoy haciendo tan mal como creía. Un placer teneros aquí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s