Reseña: "Persuasión" / "Sanditon"

TÍTULO: Persuasión / Sanditon
AUTOR: Jane Austen
EDITORIAL: Alba Clásica
FORMATO: Tapa blanda
Persuasión, publicada póstumamente en 1818, presenta un cuadro de familia sumamente austeniano: un viudo pomposo que sólo lee el baronetario, una hija soltera llena de pretensiones, una hija casada hipocondríaca y caprichosa, una multitud ruidosa de parientes y vecinos que aparecen por todas partes… y, al fondo, en el último rincón, una heroína sensible, paciente y menospreciada. Pero Persuasión es la última novela de Jane Austen y su heroína no es ya una muchacha en trance de aprendizaje sino una mujer en su madurez.
Esta edición ofrece además, al lector curioso, el jugoso e inédito fragmento de la novela que Jane Austen dejó inacabada al morir, Sanditon. GOODREADS
PERSUASIÓN
La madre de Anne Elliot murió cuando ella sólo tenía catorce años. Desde entonces la joven no tiene apoyo ni afecto alguno entre los miembros de su familia. Su padre, el señor Elliot es un aristócrata snob que únicamente se rodea de iguales o superiores, despreciando a la gente socialmente inferior, no importa la fortuna con la que avalen su presencia entre la buena sociedad. La señorita Elizabeth Elliot, hermana mayor de Anne es idéntica a su padre, snob, caprichosa y bastante pagada de sí misma. La menor de las Elliot, Mary, se ha casado con Charles Musgrove, un simpático heredero de la vecina población de Uppercross. A pesar de tener todo lo que pudiera desear: marido, hijos, unos cuñados y unos suegros bastante agradables, un futuro asegurado, Mary es una mujer bastante paranoica e hipocondríaca y eso le impide ser feliz… pero no le impide manejar a la buena de su hermana Anne a su conveniencia.
Los Elliot tienen una amiga muy cercana a la familia, Lady Russell, quien es como una segunda madre para Anne. Cuando la madre de Anne murió, Lady Russell se convirtió en la consejera más fiel para la joven, mirando siempre por su bien y llenando el vacío que su padre y sus hermanas se niegan a llenar. Cuando Anne apenas contaba con veinte años de edad conoció al joven Frederick Wentworth y se enamoró tanto de él, como él de ella. Lógicamente el joven, que iba a iniciar su carrera en la marina, le pidió en matrimonio y Anne aceptó. Sin embargo, por la tajante negativa paterna y un consejo tal vez demasiado prudente por parte de Lady Russell, Anne se ve persuadida a echarse atrás y romper sus relaciones con Frederick. El joven, con el corazón roto, se enroló en la marina y desapareció de su vida.
Esto sucedió ocho años antes del comienzo de la historia. Anne ha crecido y su familia está en la ruina dado que al faltar la madre, faltó la persona que controlaba los gastos de la casa y ante la impotencia de Anne, el señor Elliot y Elizabeth han gastado más de lo que ingresaban por lo que se ven obligados a poner su casona en alquiler. Los inquilinos elegidos son el Almirante Croft y su esposa. El Almirante es un marino retirado a quien las campañas navales han enriquecido, de manera que al pensar en su vida en tierra elijen Kellynch, el pueblo de Anne, para establecerse. La señora Croft comenta que tal vez su hermano venga a pasar una temporada con ellos. Y este hermano no es otro que Frederick Wentworth, ahora capitán de la armada naval, rico y con una prestigiosa carrera. Anne sabe que aun yéndose a pasar un tiempo con la familia de su hermana Mary, mientras su padre y Elizabeth se establecen en Bath, puede volver a encontrarse con su antiguo amor. Siete años son mucho tiempo ¿Estará casado? ¿le guardará rencor después de tanto tiempo?

No puedo seguir escuchando en silencio. Debo hablarle con los medios que tengo a mi alcance. Lo que dice me traspasa el alma. Vivo mitad en la agonía, mitad en la esperanza. No me diga que llego demasiado tarde, que se han perdido esos preciosos sentimientos para siempre. Le ofrezco mi ser otra vez con el corazón más rendido que cuando casi lo destrozó hace ocho años y medio…
(extracto de la carta del capitán Wentworth)

Esta novela es una maravilla, está a la altura de Orgullo y Prejuicio y, en algunas partes, la supera. Me encantó la historia de esta mujer que ya no es una jovencita en edad de merecer cuya bondad y paciencia consiguen que el lector se enamore de ella y quiera que todo le salga bien. Probablemente pensaréis que Anne hizo mal en escuchar a su consejera y que hubiera debido rebelarse contra su padre casándose con el hombre al que amaba. Pero tengamos en cuenta que era muy joven, que él tenía un futuro incierto y que se iba a enrolar en la marina. En el tiempo de Jane Austen una mujer debía casarse con alguien que le reportara seguridad, porque no tenían posibilidad alguna de valerse por sí mismas. Por ello Anne rechaza a Frederick, y por el amor que sentía por él rechaza a otros candidatos que vinieron después. 

Cuando Anne y el ahora capitán Wentworth se reencuentran en Uppercross, ella no sabe cómo reaccionar y él actúa de una forma resentida, aunque nunca llega a echarle en cara nada, es un perfecto caballero. Pero en Uppercross ella tiene que ver cómo otras mujeres pretenden al héroe de la marina y ella no puede hacer otra cosa sino ser paciente, constante y aceptar que él nunca volverá a sentir nada por ella, salvo rencor. Y sin embargo no sabe que él sigue enamorado de ella, a pesar de sí mismo. Que en esos ocho años se ha mantenido fiel a su recuerdo, igual que ella. Pero las circunstancias actuales y los reproches les separan, al parecer, irremediablemente.

Es imposible no sentir cariño por Anne Elliot, la heroína más constante de Jane Austen es despreciada de forma bastante evidente por su familia, unos haciéndola a un lado y la otra utilizándola a voluntad y marginándola cuando ya no resulta necesaria o estorba. Todo esto a pesar de ser la persona más inteligente y razonable de su familia, la única a la que no te dan ganas de ahogar con tus propias manos. Anne es especial: si leéis este libro, fijáos en cómo, a pesar de las circunstancias, Anne trata a todo el mundo con la mayor amabilidad, paciencia e incluso valentía en algunos momentos, a pesar de que algunos de ellos aun sin saberlo, pueden hacer que su vida sea muy desgraciada. Esto sólo lo sabe ella, y puede que Wentworth también lo sepa, pero no lo dice en ningún momento. 

El capitán Wentworth es uno de los mejores hombres jamás creados por Austen. Es un caballero de un honor intachable, héroe de guerra, capitán de varios barcos… todo ello a pesar de que muy joven fue rechazado por el amor de su vida y desde entonces anda perdido por el mundo. Cuando las guerras acaban y él vuelve a Inglaterra, lo que menos se esperaba era reencontrarse con Anne y volver a sentir aun con más fuerza lo que nunca había dejado de sentir y aun así no puede evitar tratarla con cierta frialdad, casi ignorándola… porque no puede olvidar el daño que ella le hizo. Hasta que empieza a comprenderla y poco a poco ese rencor y esa frialdad van desapareciendo.

Me gusta el capitán Wentworth porque en ningún momento echa en cara a la protagonista todo el sufrimiento que le hizo pasar, porque la trata poco pero es suficiente como para que ella sienta renacer algo entre ellos. No puede evitar darle un trato de favor, ayudarla cuando está cansada, pedir su opinión en algunas cosas, mostrando interés por ella, echarla una mano cuando ella la necesita… Wentworth no tiene nada que envidiarle a los señores Thornton, Darcy y Rochester, es el cuarto que entra en esa categoría de héroes cuyo amor por la protagonista traspasa el tiempo y el espacio de modo que hoy en día lo sintamos como nuestro. Por cierto que la carta que el Capitán Wentworth le escribe a Anne Elliot supera a la que el señor Darcy le escribe a Elizabeth Bennet, es sin duda alguna LA CARTA.

Protagonistas aparte, la novela tiene todos los elementos propios de una buena novela de Jane Austen: la insufrible e incluso ridícula familia de ella (el señor Elliot está a la altura de la señora Bennet en cierto modo aunque con motivaciones completamente distintas), la cantidad de personajes alrededor metiendo las narices donde no les llaman, los equívocos y confusiones, los compromisos que los personajes dan por hechos pero que en realidad se alejan bastante de la realidad, las bodas entre personajes que nunca creerías que acabarían juntos… Persuasión era el único libro de las seis grandes novelas de Austen (Northanger Abbey, Mansfield Park, Sentido y Sensibilidad, Emma y Orgullo y Prejuicio) que me faltaba por leer y ahora que la he leído la coloco a la altura de Orgullo y Prejuicio que es mi favorita, aunque me gustan todas (Mansfield Park mas o menos). Es mi opinion personal, por supuesto, juzgando según lo que he disfrutado con sus páginas. No atiende a ninguna otra razón, que sé que muchos dirán esto o aquello, es simplemente, mi gusto.


SANDITON

No me parece muy justo reseñar una novela tan incompleta como es el caso de Sanditon. Es tan cortita que más que ser un a obra inacabada se trata de una obra apenas empezada, el lector tendría que limitarse a comentar sus impresiones iniciales y la verdad es que si me dejara llevar por lo que me han parecido estos cortitos primeros once capítulos tendría que decir que la novela me resulta muy poco prometedora.
La historia parte de un accidente que resulta en que una familia se ve casi forzada a alojar en su casa durante dos semanas a un matrimonio de desconocidos porque el marido se ha roto el tobillo y no puede andar. En agradecimiento por esta atención el matrimonio, llamados Parker, invitan a esta familia a pasar unos días en el pueblecito costero donde viven, Sanditon, pero sólo una de las hijas, Charlotte, accede a ir con ellos. El señor Parker está un poco demasiado obsesionado con las posibilidades turísticas de Sanditon y la señora Parker no tiene personalidad ninguna, por lo que asiente a todo lo que su marido dice. En resumidas cuentas Charlotte se hace una idea del pueblo que no se corresponde en absoluto con la realidad que se encuentra al llegar a Sanditon.
Como ya he intentado explicar en el primer párrafo es muy complicado reseñar Sanditon, tiene muy poquitas páginas y la heroína ni siquiera ha podido tomar contacto con la novela. Sí que nos encontramos con unos personajes algo retorcidos como es Lady Denham, la dama de más alto rango del pueblo, gracias a un par de matrimonios que le reportaron grandes beneficios, y también otros personajes que pululan alrededor de esta mezquina señora a ver qué migajas puede dejar caer sin darse cuenta, claro.

Sanditon apenas tiene visitantes, no hay vecinos con los que los Parker traben amistad aparte de Lady Denham y sus satélites claro está y aunque las playas parecen muy bonitas, en general el ambiente es más bien aburrido. Y como no tiene más miga la cosa ya que Jane Austen falleció dejando esta novela empezada, no podemos hacer otra cosa que especular ¿qué tramaba la genial cabecita de esta grandísima autora?
Las imágenes que ilustran la reseña de Persuasión corresponden al largometraje del año 2007 de la BBC del mismo título con Sally Hawkins como Anne Elliot y Rupert Penry-Jones como el capitán Wentworth. Es la versión más reciente de la historia, existe otra versión de 1995 con Ciarán Hinds como el capitán Wentworth.
Anuncios

8 pensamientos en “Reseña: "Persuasión" / "Sanditon"

  1. Uf… ¡Persuasión! Qué maravilla de libro! Uno de mis preferidos sin duda alguna de Austen, lo dejé para el final y me marcó!! Y el capitán Wentworth, OY el capitán Wentworth, EL HOMBRE. Ni Darcy ni nada, a mi que me dejen un rato con el capitán Wentworth… madre mía! jajaja!

    Preciosa reseña, Polly! 🙂

    Con Saditon no me atrevo, me da muchísima pena que sea una historia que no hace más que empezar… :__(

    Un besote, guapaaa!!!

    Me gusta

  2. Persuasión también es uno de mis favoritos de Austen – aunque no me los he leído todos, debo confesar – sobretodo porque quizás Anne me parecía más 'humana' que el resto de protagonistas de sus obras – aunque mira que es buena la chica –, porque es 'normal'. Y Wentworth ❤

    Me gusta

  3. Es curioso, hay pocas cosas que me den más pena que una novela inacabada como Sanditon. Yo necesito poner un punto final a las historias que leo, de otro modo mi cabeza no dejará de darle vueltas y vueltas para analizar cómo podría haber seguido y acabado. Vamos, que no sé si me atreveré a leer Sanditon, imagino que el tiempo dirá (y estoy segura de que acabaré cayendo en la tentación y lo leeré).

    ¡Muá!

    Me gusta

  4. I love Persuasion! Eso es todo lo que puedo decir. Orgullo y prejuicio me gusta y siempre será de mis favoritas pero es que Persuasión la supera. Y, como decimos con las amigas, al capitán Wentworth lo tengo yo pedido :DD
    He leído Sanditon un par de veces pero me da la sensación de que no se hubiera parecido a ninguna otra novela suya… ¿Quién sabe como hubiesen evolucionado sus historias si hubiera escrito diez novelas más?
    Un beso.

    Me gusta

  5. Jope, suena genial la novela. Hace poco me compré todo Jane Austen para kindle a precio de risa en Amazon. Eso sí, es inglés. Seguramente en cuanto me la lea necesite comprarme alguna edición de esas bonitas, pero de momento estoy en modo “ahorro ON” 😛 En fin, otra novela más para mi largo listado de pendientes!

    Me gusta

  6. Para mi es el libro perfecto,lo he releido no se cuantas veces y cada vez una nueva emocion en mi,adoro J.A. y toda su obra(coincido mansfield por ahi nomas) pero este libro supera todo y si tambien “orgullo y prejuicio”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s