Reseña: Baila, baila, baila

TÍTULO: Baila, baila, baila
AUTOR/A: Haruki Murakami
EDITORIAL: Tusquets
FORMATO: Tapa blanda

En marzo de 1983, el joven protagonista de esta novela, redactor freelance todoterreno, después de pasar días sombríos, siente la necesidad de volver a ciertos escenarios de su vida para ajustar cuentas con el pasado. Viaja a Sapporo con la intención de alojarse en el Hotel Delfín, donde años atrás pasó una semana con una misteriosa mujer que, de manera inesperada, desapareció de su lado. A su llegada descubre que han derribado el hotel y que en su lugar se alza otro, moderno y lujoso, pero su estancia allí propicia la aparición de personajes envueltos en un aura de irrealidad: una guapa recepcionista que ha vivido experiencias inverosímiles, una adolescente dotada de una aguda sensibilidad, o un antiguo compañero de colegio, ahora actor de éxito, que lo meterá en graves aprietos. Asesinatos, viajes a Hawai, pasajes a otros mundos y fiestas se suceden al ritmo de la música que suena en la radio de su destartalado Subaru. Lo cierto es que, como afirma un enigmático personaje, todo está conectado. Porque sólo se regresa al Hotel Delfín para poder empezar de nuevo.

Haruki Murakami se mete en la piel de un hombre de 34 años obsesionado con un lugar y una chica. Ella se llama Kiki y ha desaparecido, pero él está convencido de que le manda señales y le deja mensajes que él va encontrando a su alrededor. Para empezar Kiki le pide que acuda al hotel donde pasaron juntos una semana  hace ahora algún tiempo. Sin embargo el hotel Dolphin ya no existe, aquel destartalado edificio en cuyas ventanas se enmarcaban maravillas ya no existe, en su lugar un monstruo ultramoderno y de lujo se levanta frío y amenazador sobre Sapporo. El hombre sabe que no puede haberse equivocado porque el cartel dice claramente que ese es el hotel Dolphin y en recepción le confirman que, efectivamente, tiene hecha la reserva ahí.
Aunque él cree que no pasa nada y que está perdiendo el tiempo dando vueltas por Sapporo mientras espera a que Kiki le envíe otro mensaje o, tal vez, a que aparezca; en realidad sí que pasan cosas: para empezar se fija a una chica de unos 13 años sola en el bar del hotel que parece esperar a su madre. Traba amistad con una guapa recepcionista… y en una sesión de cine se da cuenta de que uno de los protagonistas de la película es un antiguo compañero suyo de colegio. Pero vamos por partes. Para empezar la chica de recepción intima con él, pues le inspira mucha confianza y por eso le cuenta un extraño suceso que le ocurrió unos días atrás cuando recorría un pasillo del hotel. Estaba caminando y de repente el ascensor dejó de funcionar y todo se volvió negro… pero nadie más en el hotel ha notado nada. Él intenta tranquilizarla, pero al día siguiente le sucede lo mismo a él y se da cuenta de que esa oscuridad era el mensaje que estaba esperando de Kiki, salvo que antes le había llegado a la persona equivocada. A partir de ahí, el protagonista y la chica de recepción estarán conectados por hilos invisibles. Cuando se le termina la reserva ella le llama a su habitación y le pide que por favor acompañe a una niña a Tokio, pues su madre ha tenido que ausentarse repentinamente. Así conocemos a Suki, quien también establece una extraña amistad con él. Ella es un animalito que se siente abandonado en medio de una familia disfuncional en la que sus padres hacen su vida cada uno por su lado. Por último tenemos a Gotanda, el amigo actor, con el que consigue retomar el contacto. En aquella película salía Kiki haciendo el amor con él y el protagonista quiere encontrarla, aunque Gotanda sea un quejica de tomo y lomo.
Sin comerlo ni beberlo el personaje (disculpad que me refiera a él de este modo, pero nunca llegamos a saber su nombre) se ve envuelto en una compleja trama en la que todo parece estar conectado, con el actor quejándose de su privilegiada vida, los extraños padres de Suki, la niña que parece tener poderes extrasensoriales, aparte de un humor cambiante y Kiki, la modelo de orejas, la actriz, la que aparentemente es causante de todo.
No se hablar de Murakami sin que se note mi amor por su obra, por su pluma. Murakami es un creador, él inventa universos en los que lo verosímil se mezcla con lo onírico de una forma maravillosamente bien escrita, y en esta ocasión no me ha decepcionado: he leido despacio, disfrutando cada palabra, cada frase, cada sonrisa que aparecia en mis labios en muchos párrafos. Lo que siento leyéndole es algo parecido a lo que siento cuando escucho música, no se puede explicar, es una melodía que sin perder la coherencia te empuja a soñar, aunque no llegas a abandonar el mundo, incluso, dejas tu cuerpo en su lugar, y viajas con tu alma a donde él te lleva de la mano. Sin darte cuenta pasas de una historia a otra y te sorprende, pero no te rompe los esquemas, esto me sucedió con Baila, baila, baila… que bailé al son que él tocaba.

Los personajes de Murakami son siempre introvertidos, extraños, ariscos en algunas ocasiones, pero acabas amando incluso al más imperfecto y “odiable” de ellos, porque entiendes que cada persona es un mundo y que nos arrastran motivos diferentes, en todos los aspectos de la vida. Uno no puede dejar de ponerse en el lugar de ellos y pensar ¿qué hubiera hecho yo?  y entonces nos damos cuenta de que, primero, no lo sabemos y, segundo, que probablemente hubieramos actuado de la misma forma.

Recomendadísimo.
Nota: 10/10

Anuncios

Un pensamiento en “Reseña: Baila, baila, baila

  1. Guao *_* Notaza que le has puesto 🙂 Yo de este autor he leído Tokyo Blues (que me dejó un sabor agridulce) y el recopilatorio de relatos Sauce ciego, mujer dormida. Sin duda, el autor tiene un estilo muy particular que es imposible ignorar 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s