Un chico de aire misterioso entró en el aula y…

…la protagonista se sintió turbada… no, en realidad se sintió atraída  espera no, el chico se sentó a su lado y entonces ella al olerle tuvo ganas de agarrarle por el cuello tirarle encima de la mesa del laboratorio y hacerle de todo… aunque el muchacho se le quedó mirando desde la puerta y ella le miró con indiferencia… ¡BASTA!
Estoy harta de leer que el chico entra en la clase y entonces podemos tener una historia, harta de la misma escena de siempre, escritores por favor… no podemos hacer que se conozcan… no sé, ¿en el cuarto de las escobas? por citar un ejemplo inédito... él entró a buscar un trapo para limpiar pizarras y entonces ella, que estaba castigada, se dejó envolver por el aroma a aguarrás de la estancia y surgió el amor entre desinfectantes….
Creo que fue la Meyer quien inició esta “moda de hacer entrar al protagonista en clase” pero hay miles de ejemplos más (Hermosas Criaturas, otro ejemplo muy conocido). ¿Alguien tendría la amabilidad de explicarme por qué?
Esta es mi reflexión, si desean tirarme piedras haganlo en los comentarios.
Muchas gracias.
Anuncios

4 pensamientos en “Un chico de aire misterioso entró en el aula y…

  1. Jajaja, las modas, siempre haciendo pupa
    En fin, se supone que al estar en el instituto (no hay ninis en la literatura parece ser) no queda más remedio que conocerse ahí.
    El cuarto de las escobas sería mi original, desde luego 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s